Elseid Hysaj no es sólo un futbolista de futuro. A sus 22 años, el lateral derecho del Napoli y de la selección albanesa ya es uno de los mejores defensores de la Serie A, una competición en la que el nivel de los defensores ha sido siempre, y es en la actualidad, muy alto. Hysaj es futbolista de de futuro prometedor y presente revelador, pero el pasado de este joven albanés no deja indiferente a nadie.

Con la caída del comunismo en los regímenes del este de Europa, fueron muchos los habitantes de estos estados que decidieron, o bien se vieron obligados, a buscar suerte en otros países europeos abandonando sus casas y sus familias con el objetivo de hacerlas prosperar.

Este fue el caso de Gzim Hysaj, que a principios de los 90 abandonó Albania como tantos y tantos compatriotas suyos, para establecerse en Italia y tratar desde allí de llevar dinero a su familia que se había quedado en Shkoder. Su familia fue, a pesar de esta difícil situación creciendo y en febrero de 1994, ya con Gzim establecido en la Toscana, nació Elseid Hysaj. 

Bajo la protección de su madre y la añoranza de la figura paternal, el pequeño Elsi fue creciendo y comenzando a dar sus primeros pasos en el mundo del fútbol. El KF Vilaznia Shkoder,  que actualmente juega en la primera división albanesa, vio como daba sus primeros pasos.

Gzim sólo era uno de los miles de albaneses que vivían en Italia, pero estaba seguro de que su hijo, a pesar de su insultante juventud, tenía capacidades para vivir de darle patadas a un balón. En sus viajes de vuelta a casa, en los que cruzaba el Adriático en rutas algo peligrosas, pensaba en la manera de llevar a su familia hasta Italia y de momento, que la carrera futbolística del pequeño Hysaj prosperara era la opción más viable que se le había ocurrido. 

Papá Hysaj trabajó como albañil en una ocasión para Marco Piccioli, el que fuera representante entre otros de Nuno Gomes y que en la actualidad tiene relación contractual con Joao Pedro o Angella. Gzim no desaprovechó la oportunidad para ofrecerle a su hijo asegurándole que tenía un futuro prometedor a pesar de sus 10 años. Y no se equivocaba.

Cuatro años más tarde, Elseid viajó a Italia con su padre para ejercitarse a prueba con varios equipos italianos. Cuentan que la Fiorentina estuvo a punto de hacerse con sus servicios pero detalles burocráticos retrasaron la firma y el Empoli, club toscano al igual que los viola, se adelantó firmando a un lateral que a los 18 años debutó con el primer equipo a las órdenes de Maurizio Sarri aún en la Serie B.

Desde aquel mes de octubre de 2011 en el que Hysaj se estrenó en una convocatoria con el primer equipo, no ha conocido, salvo contadísimas excepciones, otro ocupante del área técnica que no sea Maurizio Sarri. El ahora técnico del Napoli devolvió al equipo toscano a la Serie A con Hysaj como una de las revelaciones de su equipo y consiguió consolidar al club en la máxima categoría del fútbol italiano a pesar de las dudas que había entorno a la calidad y posibles prestaciones de su equipo.

Sin hacer mucho ruido en los rumores de calciomercato pero sí en los mentideros del infracalcio, eran pocos los que se habían dado cuenta de que Hysaj era aún, a pesar del gran nivel que mostraba, una perla por pulir. Sarri, tras abandonar Benítez San Paolo, firmó por el Napoli y se llevó al joven lateral albanés, además de a Mirko Valdifiori, a su nuevo equipo.

Es la pasada temporada, su primera en Nápoles, cuando se produce la explosión de Hysaj. Fijo desde el principio con Sarri en la banda derecha aunque con capacidades para jugar en la izquierda, el joven lateral se amolda a la perfección al club que lucha hasta prácticamente por el final por el Scudetto.

Destacando por su colocación, su anticipación, su velocidad y sus capacidades ofensivas, Hysaj parecía llevar jugando toda la vida en San Paolo y este verano, tras disputar la primera Eurocopa de la historia de su país en Francia, sonó para reforzar a algunos de los clubs más grandes del continente.

Hysaj es sólo uno de los 482.959 ciudadanos regularizados de origen albanés que viven en Italia según los datos ofrecidos por el Servicio Italiano de Estadística. La comunidad albanesa es la segunda más numerosa en cuanto a los no comunitarios se refiere en territorio transalpino, y a pesar de que siempre han tenido cierta presencia en el fútbol italiano, es en los últimos años cuando están ganando más presencia cualitativa que cuantitativa. De los ocho jugadores albaneses que juegan actualmente en la Serie A (Berisha, Strakosha, Memushaj, Veseli, Manaj, Ajeti y Maloku), podríamos decir sin riesgo a equivocarnos que el más destacado es este talentoso lateral que gracias al empeño de su padre, juega en un equipo de Champions League.

Es verdad que la vida te pone a veces grandes oportunidades por delante sin que ni siquiera seas conscientes de que te encuentras ante una de ellas. Que se lo digan a la familia Hysaj que estas opciones de medrar las encontró encarnadas en las personas de Piccioli y Sarri (otro personaje marcado por la inmigración). Hay quien elige exprimir todas esas posibilidades y quien desconfía y las deja pasar. La necesidad y las ganas de triunfar hicieron de Elsi una persona más parecida a ese primer tipo que al segundo. 

Fuente imagen principal: Francesco Pecoraro (Getty Images)