Carlo Ancelotti siempre ha sido, a ojos de buena parte de la prensa, un entrenador defensivo. No obstante, tanto en el Real Madrid como en el Bayern Múnich ha demostrado que le gusta proponer y que el fútbol especulativo no va con él. Cinco goles a favor y tres en contra en las dos primeras jornadas de Serie A son buena muestra de ello. Además, su Napoli ha transmitido intensidad y carácter para remontar resultados adversos.

En este artículo se expondrán cinco detalles tácticos que ha dejado el enfrentamiento de esta pasada jornada: Napoli – AC Milan (25/8/2018). El Napoli salta al terreno de juego con un ofensivo 4-3-3, que en defensa se traduce en un 4-1-4-1. El partido termina con el resultado de 3-2. A continuación tenéis el once inicial y las posiciones de sus futbolistas.

1. Cuando el Napoli no poseía el esférico infligía una presión alta bien ordenada: Milik, Insigne y Callejón tenían como misión poner en aprietos la salida. Si superaban su línea, los mediocampistas debían apoyar en la tarea. En la siguiente imagen se puede comprobar perfectamente esa presión altísima y cómo se trataría de forzar así la pérdida rival, que se vería obligado a sacar el balón en largo.

2. La presión tras pérdida también era muy fuerte y dificultaba las transiciones del Milán. Al igual que Simeone, Carlo prefiere defender sobre la línea de cal, obligando, en la mayoría de las ocasiones, a que la salida rival se diese por cualquiera de los flancos. La ayuda de un centrocampista y del lateral era suficiente para forzar el error. En ocasiones como la de la imagen con situaciones ventajosas de 4 para 2.

3. Ya en ataque posicional, el Nápoles arrancaba la secuencia con dos centrocampistas de apoyo, Zielinski y Allan. Ambos se abren en sus respectivos perfiles, tal y como hacían Modric y Kroos en el Real Madrid. Así podían buscar triangulaciones con Milik arriba o en los costados con los laterales y extremos. Gracias a esa apertura, Hamsik podía liberarse y apoyar el ataque o retrasar su posición para un posible repliegue. Por tanto, lo fundamental de su ataque es la amplitud con laterales pegados a la línea y una buena disposición posicional para la combinación.

4. Cuando se conseguía romper la primera línea de presión, tanto Insigne como Callejón tenían la misión de abrirse para generar superioridad en las bandas, a la vez que Milik fijaba los centrales. En la imagen Zielinski consigue superar la línea y envía para Insigne. Puede verse un 2 contra 1 en el que el lateral Mário Rui lograría centrar sin oposición. Milik atacaría el primer palo para arrastrar a sus marcadores y Callejón aparecería en el segundo para sorprender. La jugada termina sin consecuencias.

5. Los desmarques de ruptura en el ataque napolitano también eran constantes. El tercer gol fue un buen ejemplo de cómo atacar los espacios a la espalda de la defensa. En este caso, Diawara leería perfectamente el hueco libre y enviaría un balón preciso para Allan. En este par de imágenes se puede ver perfectamente la verticalidad del equipo de Ancelotti y la capacidad de pisar área con el mayor número de efectivos posible. La jugada terminaría con el gol de la remontada de Mertens.

Con todo, la única mácula del Napoli estuvo en el aspecto defensivo. Los dos goles encajados llegaron de balones en largo mal defendidos. No obstante, el objetivo de este artículo era que se conociesen los aspectos tácticos más básicos de un gran profesional como Carlo Ancelotti. La próxima semana, más.

Fuente imagen principal: Agencias.