AC Milan: Reina; Calabria, Zapata, Romagnoli, Rodríguez; Biglia, Bonaventura (Çalhanoglu, 54′), Bakayoko; Suso (Borini, 80′), Higuaín, Castillejo (Cutrone, 54′).

Olympiacos: José Sá; Torosidis (Meriah, 78′), Roderick, Cissé, Koutris; Natcho, Guilherme; Fetfatzidis, Yaya Touré (Fortounis, 83′), Nahuel (Podence, 72′); Guerrero.

Goles: Guerrero (0-1, 14′), Cutrone (1-1, 70′), Higuaín (2-1, 76′), Cutrone (3-1, 79′).

  • UN OLYMPIACOS RESPONDÓN | El equipo del Pireo salió muy ofensivo desde el primer minuto. Fueron a buscar al Milan desde su salida de balón, y provocó varios fallos defensivos en los rossoneri que bien pudo haberles costado más caro. Guerrero, un punta muy sacrificado en labores de contención y acoso, olió un centro muy tenso de Koutris, se impuso en el salto a Zapata y desvió de cabeza hacia el fondo de la portería defendida por Pepe Reina. El Milan, por su parte, salió con ese aire de falsa autosuficiencia con el que suele afrontar bastantes partidos, y pagó caro su mal inicio del choque.
  • REACCIÓN SUI GENERIS DEL MILAN | Los de Gennaro Gattuso comenzaron a buscar la portería defendida por José Sá, aunque con escaso acierto, en la primera parte. No obstante, la sensación de dominio no terminó de ser total. El Olympiacos, tras el gol, decidió esperar al Milan en campo propio y buscarle las cosquillas a la contra. Un desacertado Nahuel Leiva permitió que esas sensaciones que parecían peligrosas no llegaran a ser acercamientos reales de los griegos al área italiana. En la segunda parte, como es normal tras las (ojalá) sacudidas de pecho de Rino a sus jugadores, sí que fueron más profundos con balón.
  • CASTILLEJO NO SE ADAPTA A LA IZQUIERDA | El extremo malagueño volvió a ser de la partida en aquel costado. Sin embargo, sigue sin sentirlo como suyo. Sumó más participación por dentro, en la corona del área, pero estuvo lejos de hacer un buen partido. Tampoco se compenetra bien con Ricardo Rodríguez, que llega bastante a zonas de ataque. No diremos que su salida fue beneficiosa para el Milan, pero sí es cierto que los mejores minutos del equipo rossonero fueron con Çalhanoglu como interior más abierto y Cutrone haciendo la doble punta.
  • ÇALHANOGLU Y, SOBRE TODO, CUTRONE | Los cambios le funcionaron al otrora coche-escoba milanista. Gattuso dio entrada a Çalhanoglu por el guadianesco Bonaventura a la par que Castillejo dejaba paso a Cutrone. La doble sustitución no pudo ir mejor. El turco decidió hacer un partido de esos en los que saca el colmillo, se toma la libertad de pisar por donde le parece y se dedica a filtrar balones decisivos. Dos asistencias dio en cuestión de media hora. Por su parte, Patricio sería una referencia continua en el segundo palo. De un centro espectacular de RR, que Cissé se comió, el italiano ponía la igualada en el marcador. Pocos minutos después aprovechaba un despiste defensivo de Torosidis, que no le marcó en el segundo palo, para empujar a placer un centro raso de Çalhanoglu desde la derecha. La remontada la culminó Higuaín, con una buena maniobra dentro del área para poner el 3-1 definitivo.
  • LIDERATO EN SOLITARIO | Tras el empate del Real Betis en la jornada 1 frente al propio Olympiacos, el Milan ostenta el liderato en solitario del Grupo F de la Europa League. El próximo partido, en el que los verdiblancos visitan San Siro, puede ser definitorio. El partido grande del grupo se acerca y los milanistas llegan con un colchón de dos puntos. Eso sí, si bien es cierto que un empate no sería negativo, habrá que ver si buscan la victoria y aumentar la renta, o bien deciden especular con el resultado y administrar el colchón de dos puntos que ahora mismo tienen con los sevillanos.

Fuente de imagen principal: Getty Images.