El Genoa 1-2 Napoli en cinco detalles

Genoa: Radu; Biraschi, Romero, Criscito; Romulo (Pandev 89′), Hiljemark (Mazzitelli 78′), Veloso (Omeonga 58′), Bessa, Lazovic; Piatek, Kouamé.

Napoli: Ospina; Hysaj (Malcuit 81′), Albiol, Koulibaly, Mario Rui; Callejón, Allan, Hamsik, Zielinski (Fabián 45′); Insigne, Milik (Mertens 45′).

Goles: 1-0 (Kouamé. 20′), 1-1 (Fabián, 62′), 1-2 (Biraschi pp, 86′).

  •  EL FUNCIONAMIENTO DEL GENOA EN LA PRIMERA PARTE| Empezó el equipo de Juric presionando arriba la salida de balón del Napoli, pero duró poco y el gol de Kouamé acentúo su cambio de plan: repliegue en campo propio y transitar tras robo. Hasta que la lluvia hizo acto masivo de presencia y empezó a condicionar el partido, el Grifone dificultó a un rival impreciso con su bloque bajo. Sin embargo, no sacó todo el partido que podría haber obtenido de las pérdidas napolitanas.
  • UN NAPOLI ESPESO CON VARIOS JUGADORES SEÑALADOS |No se vio la mejor versión del equipo de Carlo Ancelotti en el Luigi Ferraris. Con muchas dificultades para generar ocasiones en campo rival, solo Insigne pudo desmarcarse de esta tendencia en el primer tiempo. El gol encajado, obra de Kouamé, fue una cadena de despropósitos que acabó de la peor manera: pérdida de Zielinski, Mario Rui permite el centro a Romulo con su equipo ya organizado e Hysaj se desentiende del marcaje del punta marfileño. Son polaco y albanés los que más tocados quedan tras el partido. El primero, porque su frialdad (en el mal sentido) sigue a la altura de sus magníficas condiciones, y eso es la peor noticia de todas. El segundo, porque continúa en una línea descendente que se ha acentuado desde que se marchó Maurizio Sarri. Zielinski, como un también desafortunado Milik, fue sustituido al descanso. Hysaj también se marchó al banquillo a diez minutos del final del encuentro. Necesitan subir sus prestaciones.
  • LA LLUVIA MARCÓ EL SEGUNDO ACTO | Tan intensa fue que el choque tuvo que interrumpirse. Las condiciones del terreno de juego marcaron los segundos 45 minutos, que supusieron todo un reto para los futbolistas de ambos conjuntos, y especialmente para los de un Napoli que había llegado al parón con el marcador en contra. Pases, conducciones, contragolpes… Todo era frenado por una lluvia que se erigió como el segundo gran protagonista de la noche.
  • PORQUE EL PROTAGONISTA PRINCIPAL FUE FABIÁN | En unas condiciones poco propicias para exhibiciones, decidió desafiar a la lluvia y ofrecer un recital en la ciénaga en la que se convirtió el Luigi Ferraris. El centrocampista español entró al verde después del descanso en lugar de Zielinski e hizo lo que el polaco estuvo tan lejos de hacer: marcar las diferencias. Un gol y cuatro pases decisivos dejó Fabián, que se erigió en el héroe del Napoli. Una demostración de sus condiciones técnicas y físicas, pero sobre todo de una personalidad arrolladora. Lo suyo fue una heroicidad que su equipo necesitaba. Sin él y un Dries Mertens cuyo impacto también merece mención, la conquista de Génova hubiese resultado inconcebible.
  • UN TRIUNFO DE LOS QUE VALEN DOBLE | No invitaba el panorama a ser optimista con respecto a las opciones del Napoli de abandonar tierras genovesas con tres puntos, pero Fabián y un gol en propia de Biraschi contribuyeron a conseguir una victoria que, moralmente, vale mucho más que esos tres puntos. Un impacto que es directamente proporcional en el bando derrotado, pues queda el Genoa muy tocado y hundido en su particular miseria. Ivan Juric sigue sin ganar desde su regreso al banquillo genovés y sus horas en él parecen contadas. Todo queda en manos de Preziosi.

Fuente imagen principal: Paolo Rattini / Getty Images Sport.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *