El Cagliari 0-1 Napoli en cinco detalles

CagliariCragno; Pisacane (Cigarini, 87′), Romagna (Andreolli, 80′), Klavan, Padoin; Bradaric, Ionita, Faragò, Barella; Joao Pedro, Farias (Sau, 69′).

NapoliOspina; Malcuit (Callejón, 80′), Maksimovic, Koulibaly, Ghoulam; Fabián, Allan, Diawara (Mertens, 62′), Zielinski; Ounas (Insigne, 71′), Milik.

Goles: 1-0 (Milik, 90′).

  • UN ESPESO PRIMER TIEMPO DEL NAPOLI | Fueron muchas las rotaciones realizadas por Carlo Ancelotti. No carburó el equipo que dispuso en liza en la primera mitad, aunque viendo la reacción tras el descanso, pareció una cuestión más de mentalidad que de nombres. Al Napoli le costó mucho hilar juego, encontrando pocas veces receptores entre líneas para girar a un Cagliari que aprovechaba un espeso equipo napolitano para robar y transitar con cierta frecuencia. Ounas, para bien y para mal, fue protagonista: fue el único foco de desequilibrio, pero también el jugador que más pérdidas cometía y por ende más contragolpes regalaba al rival. La eliminación en Champions parecía pesar.
  • EL PLAN DE MARAN | La presencia de Joao Pedro y Farias arriba desvelaba cuáles podían ser las intenciones del técnico de Trento: 4-4-2 sin balón, aprovechar robos propios y pérdidas rivales para lanzar a la dupla brasileña y, con espacios, sacar provecho de su velocidad y habilidad para hacer daño al Napoli. Las constantes imprecisiones napolitanas y la superioridad sarda en los duelos individuales ayudaron a desarrollar el plan, pero no pudieron concretar (salvo una gran ocasión de Farias) mejor sus oportunidades. A destacar también la -hasta su lesión- enorme actuación de Filippo Romagna, que demostró una vez su gran timing al corte o su poderío en juego directo. Uno de los grandes jóvenes baluartes del Cagliari que no para de crecer.

Embed from Getty Images

  • EL ROL DE MALCUIT | Fue una de las diferencias con respecto al primer acto. El francés, después de quedarse demasiado atado en ataque y sin poder hacer ancho el campo por cómo se solapaban Adam Ounas y Fabián Ruiz, vio como español y argelino separaron algo más sus zonas de influencia y pudo cabalgar la banda derecha, haciendo más profundo al Napoli. Uno de los cambios significativos que dio el conjunto de Ancelotti en la segunda parte, además de un cambio a nivel mental evidente reflejado en una mayor precisión técnica de jugadores como Zielinski o Fabián, ambos completamente revividos en el segundo tiempo.
  • ANCELOTTI FUE A POR EL PARTIDO | Era la primera vez desde que coinciden en Nápoles (2013) que ni Hamsik, Mertens, Callejón e Insigne figuraban en el once inicial. Pero eso no iba a significar que no se les fuese a ver durante el choque, y más con el contexto por el que transcurrió el mismo. Carletto terminó el partido con Mertens acompañando en punta a Milik, Insigne en la izquierda o Callejón de lateral derecho. La del belga fue la entrada que más impacto causó, ya que suministró de lo lindo al que a la postre acabaría siendo el héroe del encuentro.
  • MILIK CONQUISTA EL SARDEGNA ARENA Y ALIVIA LA RESACA DE LA CHAMPIONS | Puede que el polaco no sea el delantero más autosuficiente del mundo, pero si algo ha demostrado desde que aterrizado en Nápoles es que bien asistido produce peligro de forma constante. La mejoría azzurra se tradujo en más balones francos para Arkadiusz, que si bien no pudo materializar un gol con la pelota en juego, era el gran arma rematadora de los visitantes. Cuando todo parecía abocado a un empate, demostró la delicadeza de su zurda en una falta desde la frontal que le convertiría (como ya pase en Bérgamo) en salvador. Milik regaló los tres puntos al Napoli, acabó con la imbatibilidad del Cagliari como local y, sobre todo, alivia una resaca post eliminación de Champions que podría haber sido mucho más dura de llevar de no sacar la victoria en un partido que, en clave partenopea, llevaba escrito la palabra peligro.


Fuente imagen principal: Getty Images.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *