El Empoli 0-1 Inter de Milán en cinco detalles

EMPOLI (5-3-2) | Provedel; Untersee, Veseli, Silvestre, Rasmussen, Pasqual (Antonelli, 38′, (Mchedlidze, 75′) ); Bennacer, Acquah, Traore; La Gumina (Zajc, 24′), Caputo

INTER (4-3-3) | Handanovic; Vrsaljko, Skriniar, de Vrij, Asamoah; B.Valero (Lautaro, 67′), Vecino (Nainggolan, 57′), J.Mario; Politano, K.Baldé (D’Ambrosio, 84′), Icardi

GOLES: Keita Baldé (0-1, 72′)

  • PRIMERA PARTE INSULSA | Los primeros 45′ minutos fueron de un ritmo considerablemente bajo. El conjunto toscano, asentado en un bloque bajo cerrando los pasillos interiores e intentando transitar al espacio, incomodó la circulación del Inter. El cuadro neroazzurro por su parte fue incapaz de encontrar soluciones en tres cuartos y se vio incapacitado por completo. Con una falta de profundidad importante, el partido fue monótono y sin alternativas. Mucho juego estéril en posiciones retrasadas.
  • BORJA VALERO EN LA BASE | Fue la gran modificación de Spalletti. Ante la baja del croata Brozovic, el veterano mediocampista español ocupó su rol en los primeros pases de regista. Ejerciendo de regista, con la pareja formada por Vecino y Joao Mario claramente escalonada en una altura mas avanzada, en numerosas ocasiones se situaba entre centrales para intentar dotar al Inter de una salida limpia desde atrás. Estuvo vivo, clarividente en el pase y preciso en las ejecuciones, hasta que las piernas le aguantaron (poco mas de una hora). El gran déficit fue la incapacidad de ambos interiores de generar ventajas en ataque posicional, tanto Vecino como Mario se caracterizan por atacar el espacio y llegar desde segunda línea. Sólo un buen Politano fue el único que se salió del guión y propuso algo distinto. Con cambios de ritmo poderosos y con decisión en el disparo.

Embed from Getty Images

  • UN EMPOLI REACTIVO | Si bien es cierto que terminó mordiendo el polvo, el conjunto toscano terminó firmando una actuación notable. En el primer tiempo, como bien he comentado, se limitó a anular las intentonas de un Inter muy plano, pero ya fue a partir del 0-1 encajado en una jugada mal defendida (centro lateral de Vrsaljko que se queda corto, Keita Baldé recoge el balón y al primer toque lo manda al fondo de la red defendida por Provedel con un disparo mordido) cuando el conjunto de Iachini mostró su mejor versión. Avanzo líneas, se posicionó en campo contrario, enlazó largos tramos de circulación con criterio y generó ventajas suficientes en las últimas instancias como para haber terminado empatando. Mostró personalidad para sobreponerse al mazazo del gol y con un poco más de acierto en el penúltimo pase el resultado podría haber sido distinto. Cabe destacar también el notable esfuerzo de todo el equipo, afrontando casi una hora de partido con apenas un cambio tras las tempraneras sustituciones a causa de lesión de La Gumina y Pasqual respectivamente.
  • CAMBIOS DE ESQUEMA | Tanto toscanos como lombardos variaron su sistema de partida durante el transcurso del enfrentamiento. El Empoli, obligado por las lesiones, modificó puntualmente la posición de uno de sus futbolistas, el joven Hamed Traore. Mas acostumbrado a cerrar por dentro en un trivote, hoy ejercitó durante muchos minutos de extremo zurdo, aunque nunca pegado a banda y sí flotando por posiciones centradas, provocando movimientos indescifrables para la zaga rival. Partido completísimo el suyo, muy activo, rebelde, elástico y con decisión en todas sus acciones. Tiene una capacidad muy importante para contemporizar con acierto. Como bien comentábamos en la previa de ayer, futbolista a seguir. En el Inter, tras la salida de Borja Valero y la inclusión al terreno de juego de Lautaro, modificó ostensiblemente el 4-3-3 y pasó a un doble 5 con Nainggolan y J.Mario. Lautaro mediapunteando a las espaldas de Icardi. En el último tramo, Spalletti introdujo a D’Ambrosio y formó una defensa de 5 para minimizar riesgos, con el mencionado ex-Torino incrustado en la zona central junto a Skriniar y de Vrij.
  • SE CIERRA LA PRIMERA VUELTA | El de hoy ha sido el último enfrentamiento de la primera parte de campeonato nacional. Llegados a este punto y haciendo balance, el Inter de Milán no puede estar del todo satisfecho. Con la pelea por la Liga perdida y fuera de la máxima competición de clubes, el cuadro neroazzurro necesita hacer autocrítica e incluso acceder al próximo mercado de pases. El punto positivo, que parece claro que se repetirá participación en Liga de Campeones sin demasiadas dificultades. Aventaja con 8 puntos al quinto clasificado y la sensación es que tiene mimbres para aguantar ahí. En el Empoli, tras un inicio muy complicado, con cambio de entrenador incluido, encontró una buena dinámica con el nuevo preparador, mas tras una semanas positivas está volviendo a encadenar resultados negativos. Con un colchón de 5 puntos con el descenso, será vital que Caputo sea capaz de continuar con este magnífico nivel y de los goles necesarios para salvar al equipo.

Fuente imagen principal: Getty Images.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *