Hace unos meses, tanto AC Milan como Flamengo confirmaban el traspaso de Lucas Paquetá al club rossonero. El brasileño, internacional a sus 21 años con la absoluta de Brasil, se había consolidado como uno de los grandes talentos del campeonato brasileño y su rendimiento justificaba, en parte, el fuerte desembolso que efectuaba el equipo de San Siro. Nada más y nada menos que 35 millones de euros.

PAQUETÁ EN EL MILAN

Hace unos meses, cuando se supo del fichaje del jugador brasileño por el Milan, pedimos ayuda a Jeremias Wernek, un periodista brasileño, para que nos analizara a Paquetá. Y esto nos contó:

“Lucas Paquetá es un futbolista que hace pases clave con naturalidad y total seguridad. Especialmente por el centro, buscando espacios vacíos para llegar a los delanteros. Anotó con remates desde fuera del área, más cerca del arco y también en jugada individual. En algunos momentos se deja llevar por su genialidad en pases cortos y coquetea demasiado. La diferencia, sin embargo, son todos sus atributos defensivos. Lucas hace (muy) bien tareas las defensivas. Cierra espacios, mantiene el balón y hasta intercepta o bloquea. Ese carácter cambió su imagen pública. Después que arrancar como un casi delantero, pasó a ser entendido como un mediocentro total”.

Embed from Getty Images

A bote pronto, y sin haberle visto jugar en el esquema de Gennaro Gattuso, lo primero que se nos viene a la menta es que, por fin, puede que el Milan haya encontrado un socio para Suso. Y es algo que le hacía mucha falta al interior español y al equipo italiano. Adolecían de talento y eso se traducía en un juego plano y previsible. No eran capaces de hacer daño a defensas bien colocadas y el gol era un problema que llegaba, más que por desacierto de los delanteros, que también, por falta de oportunidades.

Así, este “mediocentro total” puede ser una de las piedras angulares sobre la que se establezca el nuevo proyecto, si es que lo hay, del Milan. Todo depende de que Paquetá funcione.

Fuente imagen principal: Getty Images.