No estaba siendo una temporada nada fácil para el Bologna ni para el Pippo Inzaghi, su técnico. Los de Emilia-Romaña ocupan los puestos de descenso tras haberse completado ya la primera vuelta, sumando únicamente dos victorias y un total de 13 puntos. Ahora mismo, a tres del Empoli, equipo que marca la permanencia. Pero, más allá de los puntos necesarios para permanecer en Serie A, hay un problema que adolece sobre los demás, y ese es la falta de gol. El Bologna únicamente ha marcado 15 goles en 19 partidos.

El Bologna únicamente ha marcado 15 goles en 19 partidos

Así, las llegadas de Nicola Sansone y Roberto Soriano, ambos internacionales por Italia y ambos cedidos desde el Villarreal, deberían ser, a priori, un bálsamo para Inzaghi. Por un lado Sansone, un jugador de banda, incisivo, con desborde y acierto en portería contraria. La temporada pasada firmó cinco tantos con el Villarreal; la anterior, ocho. Números nada desdeñables para un extremo.

Embed from Getty Images

Además, Roberto Soriano. Un jugador que irrumpió con fuerza en la Sampdoria y se ganó su fichaje por el Villarreal a base de buenos partidos. Y es que no fueron pocos los casi 14 millones que pagó el cuadro español por su fichaje en 2016. Desde entonces, un declive constante. No ha terminado de despegar. La cesión al Torino ha sido un desastre y prueba de ello es que los de Turín han cortado el trato a mitad de temporada, devolviéndolo al Villarreal. Aun así, un jugador que si recupera el nivel mostrado en la Sampdoria podría elevar el juego del centro del campo del Bologna. Sin duda.

En definitiva, dos jugadores que, como poco, deberán ilusionar a la hinchada del Bologna. Dos jugadores que dan un salto de nivel a la plantilla e invitan al optimismo. Pero una cosa es eso y otra sumar victorias y mantener la categoría. Eso ya depende del bloque.

Fuente imagen principal: Getty Images.