Cuando se habla de las canteras en Italia siempre se suele destacar la gestión de la Atalanta, un equipo humilde que es el líder en la formación de jugadores, y su historial tanto de títulos en categorías inferiores como en cantidad de jugadores formados que habitan en Serie A dan gala de ello. Otra que suele destacar también es el Inter. Este año en Serie A estamos viendo a Andrea Pinamonti o, sobre todo, a Nicolò Zaniolo, que ya están preparados para jugar con profesionales tras estar varios años formándose en el club nerazzurro.

Sin embargo, a los Pinamonti y Zaniolo ya les están relevando otras grandes promesas a los que en menos de un parpadeo los veremos enfrentándose a ellos. Estas son tres de las mayores promesas del Inter Primavera:

  • EDDIE SALCEDO MORA (01/10/2001): Nacido en Génova pero de padres colombianos, llegó al Inter en calidad de cedido el verano pasado procedente del Genoa, donde compartió delantera con otro talento como Pietro Pellegri. Se trata de un extremo diestro que juega por banda izquierda con un juego muy propio de jugador sudamericano. Es un jugador dinámico, rápido y ágil en el dribbling. Tiene un buen tiro dotado de potencia que le ha permitido anotar algún gran gol. Además, con su 1,88 metros de altura puede usar su cuerpo para jugar de espaldas y descargar, algo que solía hacer muy a menudo cuando jugaba de ‘9’ en el Genoa. Continuamente está buscando el balón, y es capaz de crear peligro muy fácilmente gracias a su facilidad regateadora. A todo esto hay que sumarle que en córners y faltas laterales es un peligro constante, ya que tiene un notable salto vertical. Si el Inter quiere ficharlo de forma permanente tendrá que pagar 15 millones al Genoa. Una operación bastante lógica visto su rendimiento.

Embed from Getty Images

  • SEBASTIANO ESPOSITO (02/07/2002): El capitán de Italia sub-17. Cierto es que es aún muy joven, pero ya está teniendo protagonismo con el Inter Primavera, ya que la categoría sub-17 se le quedaba muy pequeña. Los 16 goles en 14 partidos lo demuestran. Por méritos propios es una de las grandes promesas del Inter y de toda Italia. Esposito es un delantero, extremo o mediapunta con gran técnica. Es un jugador muy versátil, dentro del área siempre está bien colocado, su posicionamiento roza la perfección, y fuera de ella sabe atacar muy bien los espacios. Pese a jugar de delantero con el Inter sub-17, en el Primavera juega más de extremo, porque la posición del ‘9’ está ocupada y su cambio de ritmo le permite ser un incordio jugando en banda. Aunque en el Primavera juegue en banda, su desarrollo seguramente le lleve a terminar jugando centrado, bien sea de delantero, lo más probable, o algo más atrasado, de segundo punta o mediapunta. Su toma de decisiones es sorprendentemente buena para lo joven que es, en espacios cortos es tremendo y su 1vs1 es para nada desdeñable. A todo esto hay que añadirle que tiene una gran personalidad, debutó con el Primavera y no se amedrentó, debutó con el Inter en Europa League e hizo lo que pudo. Necesita mejorar físicamente, donde aún es demasiado endeble, pero de seguir la progresión esperada se convertirá en uno de los mejores delanteros del viejo continente. Ahora que está tan de moda, se le podría comparar en ciertos aspectos con Luka Jovic.

Embed from Getty Images

  • EDOARDO VERGANI (06/02/2001): Recientemente renovado, este delantero de 1,86 metros de altura lleva el gol en la sangre. Es un gran finalizador, físicamente dotado, superior a la mayoría de centrales de su edad, que además sabe moverse sin balón, muchas veces arrastra a su par para ayudar al equipo a encontrar huecos. Encargado de lanzar las faltas y penaltis, tiene un gran golpeo, en el que puede alternar potencia o colocación. No es un jugador que participe en exceso en el juego, suele tocar poco balón pero cuando lo toca es incisivo. Gracias a su 1,86m y su físico, tiene buen juego de espaldas, en el que puede aguantar y descargar o bien buscar jugada individual, ya que no es malo técnicamente. Arma el disparo con gran facilidad, tiene una coordinación más que aceptable para un jugador de su talla, y en carrera no es lento. Goza de ese instinto asesino necesario para ser un goleador. Para plasmar la facilidad que tiene para anotar, dejó este gol ante Bélgica en la Eurocopa sub-17 del año pasado. Un balón llovido del cielo, gran control hacia delante con su pie izquierdo, como colocándose para un futuro chut, y misil tierra-aire con su pierna derecha. Todo ello para clasificar a Italia a la final de dicha Euro.

Fuente imagen principal:  Marco Luzzani/Getty Images.