Moise Kean fue el gran protagonista del triunfo (2-0) de Italia sobre Finlandia. El delantero fue titular, convirtiéndose en el primer jugador nacido en los 2000 a actuar de inicio en un partido de la nazionale, e hizo un gol que le posiciona como el segundo anotador más joven en la historia de la squadra azzurra, solo superado por Bruno Nicolè, que en 1958 marcó con 18 años y 258 días (Kean lo hizo con 19 años y 23 días).

Tras el partido, el juventino restó importancia a estos datos y tampoco se mostró preocupado por haber actuado partiendo desde la banda y no como delantero centro, su rol más natural. «Aún tengo muchos récords que batir. Estoy muy contento por el partido y por el gol, son motivaciones para seguir trabajando. Juego donde el entrenador quiera. Mancini me transmitió mucha confianza, Immobile también me dijo palabras importantes. Marcar mi primer gol con la selección es muy emocionante», dijo Kean.

Sin muchos minutos esta temporada en la Juventus (solo 184 minutos, 107 de ellos en este mes de marzo), el joven no se mostró preocupado por la falta de tiempo de juego en la vecchia signora y elogió un compañero en particular. «Aprendo cada día de Cristiano Ronaldo. Con un campeón como él, basta con observarle entrenar y mejoras. Yo me entreno cada día y estoy listo para aprovechar las oportunidades», garantizó.