Ilicic y el Papu mandan a la Atalanta a la final de Coppa

Atalanta I Gollini – Masiello, Palomino, Djimsiti – Gosens (Pessina, 90′), Freuler (Pasalic, 58′), De Roon, Castagne – Papu – Ilicic (Mancini, 85′), Zapata.

Fiorentina I Lafont – Milenkovic, Ceccherini, Pezzella, Biraghi – Gerson (Dabo, 65′), Veretout, Benassi (Simeone, 79′) – Mirallas (Edimilson, 88′), Muriel, Chiesa.

Goles: Muriel (0-1, 3′), Ilicic (1-1, 13′), Papu (2-1, 69′).

  • UN INICIO FRENÉTICO I Era fácil prever que el Atalanta Fiorentina sería un partido con goles. Y así fue. Al menos durante el inicio del partido. Ya en la ida nos fuimos con 2-2 al descanso; ahora en el partido de vuelta no habíamos pasado el cuarto de hora de partido y ya teníamos el 1-1 ondeando en el luminoso. Muriel, tras una gran jugada de Chiesa, anotó el primero del partido batiendo a Gollini por bajo; diez minutos después, Ilicic empataba de penalti tras una falta torpe de Ceccherini sobre el Papu Gómez. El espectáculo estaba servido.
  • GOSENS- CASTAGNE VS. BIRAGHI- MIRALLAS I Plantearon ambos técnicos un duelo a dos en los carriles de sus equipos y hubo dos claros ganadores. Montella se quiso adaptar al 3-5-2 de la Atalanta colocando a Mirallas de carrilero diestro para cubrir a Gosens, mientras dejaba a Biraghi frente a Castagne. El belga de la Fiorentina estuvo totalmente superado en los primeros 45 minutos, viendo como le remataban varios centros a sus espaldas. Por su parte, el también belga Castagne, se merendó a su rival haciendo gala de un físico difícilmente superable. Las bandas locales fueron muy superiores tanto en ataque como en defensa, dejando en entredicho el planteamiento de Montella.

Embed from Getty Images

  • LAFONT TODAVÍA NO OFRECE GARANTÍAS I El segundo tanto de los locales bien podría ser el resumen perfecto de la temporada de la Fiorentina. Un rechace largo que recoge un atacante rival, muy escorado, pero que consigue entrar en el área y rematar sin que nadie ponga oposición. El fuerte disparo se lo mete en su propia portería Alban Lafont. El francés está cuajando una temporada de altibajos, con grandes actuaciones y cantadas estrepitosas. Nada raro en un chico de 20 años que, todo hay que decirlo, estaba cuajando un gran partido hasta esta fatal acción. Si la defensa y el portero no acompañan, es complicado ganar los partidos.
  • SIN ALTERNATIVAS EN EL BANQUILLO I Vincenzo Montella se lo jugó todo a una carta: los primeros 45 minutos. La intensidad física y la energía de su equipo no duraron más allá de la hora de juego y el técnico viola no tenía muchas alternativas en el banquillo. Las entradas de Dabo, Simeone y Edimilson no aportaron nada nuevo al equipo y el técnico de la Fiorentina ni siquiera fue capaz de plantear algún cambio táctico que pudiese darle la vuelta al partido. Faltaron argumentos y así es imposible ganar partidos en primavera.
  • LA ATALANTA ES EQUIPO DE EUROPA I La Atalanta ha vuelto a una final de Coppa 23 años después y lo hace por la puerta grande. Los de Gasperini están haciendo un 2019 espectacular y su temporada merece el premio de la clasificación europea. A día de hoy, la clasificación es más asequible que nunca: cuartos en Serie A y en la final de Coppa. Muy mal lo tendrían que hacer para no terminar el curso celebrando los de Bérgamo.

Fuente imagen principal: Getty Images.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *