El futuro de Maurizio Sarri tiene en vilo a media Italia. Por un lado, los hinchas de la Juventus esperan al que podría ser su nuevo entrenador, el flamante vigente campeón de la UEFA Europa League; por otro, en el sur, los napolitanos se resisten a que el que fuera su técnico entrene al gran rival del norte.

Sobre ello ha hablado en rueda de prensa Lorenzo Insigne, que se encuentra concentrado con la selección italiana: «Para nosotros los napolitanos sería una traición, todavía espero que cambie de opinión», explicó.

«Debemos tener en cuenta que el entrenador es un profesional, y en Nápoles lo dio todo. Fue muy importante para mí también, desde muchos puntos de vista. En resumen, seguramente la elección de la Juventus nos haría daño, pero no puedo decir nada, es una decisión propia. Y repito, él nos dio lo mejor, siempre. ¿La victoria en la Europa League con el Chelsea? Estuve muy feliz», añadió.