Se acabó. El Palermo no competirá oficialmente en la próxima Serie B. Y, a diferencias de lo que se comentaba hace unos meses, esto conllevará su desaparición y refundación, naciendo como un club nuevo en Serie D, la cuarta categoría del fútbol italiano. Su lugar en la próxima Serie B lo ocupará el Venezia, que había descendido.

El Consejo Federal de la FIGC ha confirmado la decisión este viernes. La explicación oficial de la decisión del consejo es «incumplimiento administrativo», aunque los problemas económicos también son evidentes para el club siciliano. 

Es posible que el nuevo propietario del club sea Massimo Ferrero, actual dueño de la Sampdoria.