Muy pocos esperarían en Nápoles y en toda Europa que Fabián Ruiz diese tal nivel meses después de debutar. El español se ha vuelto uno de los futbolistas más importantes de los partenopeos, y el haberse convertido también en uno de los mediocentros más completos del panorama internacional, le ha puesto en la retina de los dos equipos más grandes del mundo, Real Madrid y Barcelona.

Al haberse producido este interés por los dos gigantes españoles, según Corriere dello Sport, De Laurentiis se lleva moviendo tiempo para renovar al campeón de Europa Sub-21 y blindarle. El presidente de los del sur de Italia ha puesto encima de la mesa un contrato que no modifica muchas cosas, pero sí una muy importante, el ponerle una maxi-cláusula de 120 millones de euros.

Esta medida la ha utilizado el presidente del actual subcampeón italiano para poder pedir una alta suma de dinero por sus jugadores importantes, filosofía de ventas que lleva años adoptando el club. De hecho, no solo lo ha hecho y hará con Fabián Ruiz, sino que hubo informaciones que apuntaban a que el PSG estuvo cerca de pagar una cifra entre 85-100 millones de euros por Allan, u otras que apuntan que los napolitanos no van a vender a Koulibaly por menos de 150 millones de euros, unas cifras impresionantes.