Mario Balotelli está en el centro del huracán. Después de recibir insultos racistas (que han sido reconocidos y sancionados por la Lega) en el estadio del Hellas Verona, el delantero italiano ha sido objeto de críticas por una parte de la sección al Calcio, que indicaba que el delantero es demasiado polémico y eso es la causa de todo.

Una actitud difícil de entender ya que ninguna clase de racismo es justificable, sea quien sea el objeto de dichos insultos. El propio Mario Balotelli habló de lo ocurrido en el programa ‘La Iene’, de ‘Mediaset’.

«No es agradable lo que sucedió. Sin embargo, no he acusado a la ciudad de Verona ni a la Curva, solamente me quejé de unos pocos tontos. No sé si eran tres o cuatro, pero los escuché desde el campo. Son pocos, pero están ahí, y eso no es bueno. Los pocos que lo hicieron son unos imbéciles», declaraba el delantero del Brescia.

Y añade: «No digo que yo sea diferente de los otros jugadores que han sufrido los mismos insultos. El problema es que soy italiano, debería volver a la Azzurra».