La derrota contra la Roma y el empate contra el Salzburgo han sido la gota que ha colmado el vaso, y lo que desató la guerra en el Napoli. Los jugadores se revelaron y no aceptaron el retiro que organizaron De Laurentiis y Ancelotti, de hecho, el técnico italiano fue el único que durmió en el hotel que el club había reservado. Después de todo esto, el club quiso explicar la situación en un comunicado, comunicado que señaló subjetivamente a Ancelotti.

Y llegó la respuesta de los aficionados, los tifosi partenopeos se reunieron en los alrededores de San Paolo y cargaron con sus cánticos contra los jugadores, a los cuales se dirigieron con un: «nos vemos en la discoteca». El enfado por la revelación de sus futbolistas es bastante notable entre su público, pero el otro que no se ha salvado de las protestas ha sido De Laurentiis, el presidente también fue objeto de cánticos y críticas. Y el único se salvó de todo esto fue Ancelotti.