Minuto 55 de partido. Juventus 0-0 Milan. Maurizio Sarri decide sacar del campo a Cristiano Ronaldo (que llegaba tocado en el aductor) y mete a Paulo Dybala. Las cámaras captan cómo el portugués se marcha directamente al túnel de vestuarios. Posteriormente, se filtra que abandonó el Allianz Stadium tres minutos antes de terminar el partido, nada contento con su rendimiento (uno de sus peores partidos de la temporada) o con el cambio.

«No hay ningún problema con Cristiano. Al contrario, le estoy agradecido porque jugó en condiciones imperfectas y luego lo reemplacé porque no estaba bien. Lo importante es que estuvo disponible», declaraba Sarri en la rueda de prensa posterior al Juventus 1-0 Milan, con victoria bianconeri gracias al gol de Dybala.

«Si se enfada cuando lo cambio, esto es parte del juego. En el último mes también tuvo un pequeño problema en la rodilla: hace un mes recibió un golpe y tiene un pequeño resentimiento y no puede entrenar al 100%. Me preocuparía mucho más que no se enfadara cuando lo cambio. No es un problema preocupante, es solo un pequeño problema que le está afectando en su entrenamiento. ¿Irrespetuoso con sus compañeros? Como dije, no lo creo. Si es cierto que se fue antes del final, es un problema a resolver con sus compañeros. Lo discutirá en el vestuario»; sentenció Sarri.