Massimiliano Allegri ha concedido una larga entrevista a ‘Corriere della Sera’ para tratar diferentes temas de actualidad, así como su posible retorno al fútbol tras un año lejos de los banquillos. También habla de la selección italiana y de Roberto Mancini.

Roberto Mancini. «Me encontré a Salsano hace unos días y le pedí que felicitara a Mancini. Él está haciendo un gran trabajo. ¿Y sabes por qué? Ahora es otra persona, se ha vuelto más serio. Ahora habla sobre fútbol con todos, juega simple. El es un maestro. Mientras que el nuestro es un mundo de profesores.

Consejo a Giampaolo. «Este verano estuve en Pescara con Galeone y Giampaolo, y hablamos de fútbol. Le dije a Giampaolo: ‘Marco, no te daré consejos, pero quiero decirte una cosa. Estás en Milán, y eso no es para todos. No es un estadio para bromear. ¿Quieres un creador de juego sobre el que vaya todo? No es Suso aunque Suso es un gran jugador. Sintetiza, adáptate. El fútbol es de todos. Si no tienes el director de juego que estás buscando, nada te impide jugar con dos centrocampistas en el medio’. Lo importante es la calidad de los jugadores. Es allí donde un entrenador no debe comprometer su nivel como técnico, es el gran problema al que nos enfrentamos».

¿Volver?. «La próxima temporada, no antes».

Cómo ve el fútbol desde fuera. «Lo primero que estoy viendo es que los jugadores africanos están llevando el fútbol hacia el lado físico. La calidad sigue importante, pero la tendencia está cambiando. Lo segunda es que estamos presenciando un gran retorno de los contragolpes».

El cambio en el fútbol. «Sí, llevamos siguiendo a Guardiola 20 años falsamente. Pep encontró la excepción, no es un fútbol para todos. Ese Barça histórico nace de grandes jugadores que presionaban alto y empujaban a los defensas rivales hacia su área. A la vez, los centrocampistas sube y tu defensa puede llegar hasta el medio. Pero para hacer eso debes tener a Iniesta, Xavi y Messi en tu equipo. Hemos tomado como argumento común lo que era una excepción».

El contragolpe. «Es un tema delicado. Cuando escucho a Sacchi hablar de tener el balón y de tener actitudes proactivas no lo entiendo y me enfado. ¿Por qué no va a ser activo jugar verticalmente sin sobar el balón? Yo recuerdo ver a Sacchi jugar al contragolpe y tener éxito y haciendo espectáculo».

Klopp. «Él hace fútbol moderno. Con tres atacantes que presionan a la defensa hasta en su área. Con Mané, Salah y Firmino tienes que jugar verticalmente a la fuerza. Klopp entendió esto y lo utiliza. Busca el espacio permanentemente detrás de la defensa del rival. No entiendo por qué eso debe avergonzar. Una cosa es defenderse para buscar el empate, y otra muy distinta es guiar al ataque desde la defensa».

Futuro del fútbol. «Los esquemas no existen, no hay inteligencia artificial, lo que cuenta es el ojo del técnico. A partir de enero pondrán unas tablets a disposición del banquillo y sabrán cuáles son las zonas del campo más concurridas. ¿Para hacer qué? Para resumir en una tablet lo que ya he visto. El fútbol es un campo, no un universo. Las cosas mienten, se tocan, no hace falta ser demasiado electrónico. Necesitas un entrenador que sepa cómo hacer su trabajo los domingos, ese es el día en que el que tienes que ser el técnico. El resto depende de los jugadores, de su diversidad. Hoy viajo, veo el fútbol de los jóvenes, los aficionados, hablo con sus entrenadores y escucho cosas que me asustan: hablan como libros impresos, como televisores…»

El Napoli y su defensa. «Koulibaly, Manolas y Albiol, tres grandes jugadores entrenados por un técnico, Ancelotti, a quien respeto mucho. El profesor allí en el medio era Albiol, por sus características técnicas, es decir, por su lectura de situaciones, por su capacidad de intuir el progreso de las acciones. Koulibaly es excepcional físicamente, aunque menos en el otro aspecto. Manolas es muy bueno con el marcaje, pero menos inclinado que Koulibaly a la idea colectiva. Quiero decir que el fútbol en mi opinión es entender esto, las cualidades individuales aplicadas a situaciones individuales. No es un esquema en sí mismo. Un hombre que se integra y se completa con otro para formar una pareja. Esto no se lo dice un número, una tablet o un algoritmo. O lo sientes solo o nunca entenderás el juego. Por esto estoy convencido de que el entrenador es reconocido solo el día del partido».

Su futuro en los banquillos. «Hasta la próxima temporada no entrenaré. Antes en ningún caso».

Qué hace ahora los domingos. «Voy a ver fútbol. Por la mañana voy con mi hijo de ocho años al torneo de fútbol. Luego tarde y noche frente a la televisión nos ponemos a ver fútbol también. De poco vale, porque al final del día mi hijo me dice que quiere ser piloto de Fórmula 1».