La venta de la Roma progresa adecuadamente. Según informa el medio especializado en el club ‘Il Romanista’, la negociación entre James Pallotta, el actual presidente y propietario de la AS Roma, y Daniel Friedkin, un multimillonario estadounidense cuya familia posee la franquicia de concesionarios Gulf States Toyota Distributors, se está llevando a cabo en Estados Unidos, donde (si todo se cierra de forma correcta) se realizará el intercambio de poderes.

Según dicho medio, todo el papeleo puede resolverse «en apenas un par de días, este mismo fin de semana», siempre y cuando resuelvan las distancias económicas que hay en la negociación por la venta del club, el cual Pallota estima en 510 millones de euros. De no resolverse pronto, las negociaciones se aplazarían hasta enero.

Sin embargo, Pallotta, cuyas razones para vender la Roma algunos medios alegan a la negativa del ayuntamiento a construir un nuevo estadio, mantendría una participación minoritaria dentro del club, conservando sobre todo un interés en la construcción de dicho estadio.

En el caso de hacerse con la Roma, el Grupo Friedkin debería asumir las deudas (237 millones de euros) del club capitalino, y ya se habla de un aumento de capital de 130 millones de euros, lo que haría más competitiva en el mercado a La Loba.