La renovación de Zlatan Ibrahimovic con el Milan no está cerrada. El regreso del delantero de 38 años al Milan fue posible gracias al trabajo de Paolo Maldini y Zvonimir Boban en los despachos, pero su guerra con Ivan Gazidis (CEO del Milan) podría alterar el futuro de Ibrahimovic en San Siro, ya que el sueco únicamente tiene contrato hasta el mes de junio, con posibilidad de ampliarlo entonces durante la 2020/21.

El cambio en la dirección -en el caso en el que Maldini y Boban se marchen- podría alterar a su agente Mino Raiola, quien nunca ha sido un gran admirador del fondo Elliot y la forma en que dirigen el club. Así lo informa hoy ‘Tuttosport’. Por supuesto, Ibrahimovic ha convencido a todos en el club, pero hay demasiada incertidumbre dentro del Milan como para afirmar que continuará de cara a la próxima temporada.

Desde el puesto directivo hasta el departamento técnico, el entrenador de la próxima temporada, todo está por decidirse en el Milan para la 2020/21. Y lo que está en juego, como destaca el periódico, no es solo la renovación del sueco sino también la de Donnarumma, cuyo agente también es Mino Raiola. Por lo tanto, los Rossoneri deben tener cuidado con el efecto dominó.