Corre la misma suerte que el Juventus – Milan. Y es que el Gobierno de Italia ha decidido, también, aplazar la segunda semifinal (partido de vuelta) entre el Napoli y el Inter que se debía disputar este jueves en el San Paolo. Así lo informaba ‘La Gazzetta dello Sport’ citando fuentes del Gobierno italiano, y horas después se ha confirmado.

Anoche, Aurelio De Laurentiis accedió a la propuesta formulada por la Lega Calcio, el máximo organismo del fútbol en Italia más allá de la Federación. El presidente del Napoli pasó todo el día ayer al teléfono, hablando con los líderes de la Lega y con algunos representantes del Gobierno de Italia. La idea de que el partido se pudiera jugar a puerta cerrada lo enfureció: en estas condiciones, no habría aceptado que se jugara el partido contra el Inter, también porque la decisión solo se haría oficial esta mañana, unas pocas horas antes del partido y no quería perjudicar a una afición que, se preveía, llenaría el feudo napolitano.

De Laurentiis explicó al presidente de la Lega por qué no aceptaría puertas cerradas, una medida que también había sido cancelada para la otra semifinal, el Juventus – Milan, que debería haberse jugado este miércoles. En resumen, De Laurentiis no quería escuchar razones y exigió que el Napoli – Inter también fuera pospuesto.