El Milan está manos a la obra pensando en la temporada que viene mientras el fútbol se ha parado por la pandemia del coronavirus. Los Gazidis y compañía están pendientes de las renovaciones de piezas clave como Donnarumma, Romagnoli o Ibrahimovic, estudian la rentabilidad del fichaje de Rebic, evalúan si el gran rendimiento de Theo puede aprovecharse para hacer caja, también si dejar libres a jugadores como Bonaventura o Biglia o incluso si Pioli debería de seguir como entrenador. Y lo que está claro es que tienen que ir encontrando respuestas a estas decisiones.

Una de ellas parece que está cerca de ser tomada, y esa es la continuidad de Simon Kjaer como jugador del Milan. El danés no triunfó en el Sevilla y menos aún en una Atalanta donde dejó de contar para Gasperini, pero ha encontrado una oportunidad en el Milan, ha apartado levemente las dudas que había sobre la titularidad de Musacchio, ha tenido minutos y por ello los ‘rossoneri’ están pensando en ejecutar su opción de compra según Corriere dello Sport. El bajo precio de su fichaje, 2.5 millones de euros, facilita mucho esta decisión pero abre otro debate atrás, parecía que iba a llegar un central pero ¿qué pasarán con Musacchio, Gabbia y Duarte? ¿llegará otro central como el ya sonado Upamecano o Thiago Silva? El Milan da un paso con Kjaer pero todavía les quedan muchos dolores de cabeza por resolver.