Desplazado al banquillo tras la llegada de Simon Kjaer, el agente de Mateo Musacchio no estaba nada contento con el nuevo rol que desempañe su cliente, suplente en el equipo de Stefano Pioli. Así, Marcelo Lombilla, su representante, ha concedido una entrevista a ‘Milan News’ en la que ha hablado sobre el futuro del central en el Milan, que estuvo cerca de salir en el mercado de enero y cuyo contrato expira en junio de 2021.

«Al principio estaba jugando continuamente y estaba mejorando, tenía confianza en sí mismo, luego tuvo una lesión que lo paró. Luego, cuando estaba listo para regresar, el entrenador ya no lo puso en el campo y esto lo deprimió mentalmente. Fue la elección del entrenador. Cuando Mateo se lesionó, el entrenador puso a Kjaer en su lugar, luego, cuando Musacchio regresó, hizo jugar a Gabbia. Estos son mensajes que recibe un jugador, incertidumbres que conducen a la falta de confianza», declaraba Lombilla sobre la temporada del central argentino.

Además, explica que todavía no ha habido reuniones para afrontar una posible renovación y que «en diciembre, cuando jugaba y estaba a un nivel muy alto. Mateo no quería que hablara con dos equipos españoles muy importantes y un equipo inglés, ni siquiera quería que me sentara y escuchara. No quería en absoluto trastocar lo mucho que se sentía involucrado en el Milan y lo bien que estaba. Está bien en Milán, siempre ha amado al club y siempre lo ha querido. En 2017 le dijimos que no dos veces a Tottenham, y en 30 segundos le dijimos que sí al Milan. Ahora, a Mateo le queda un contrato de un año y tendrá que evaluar su futuro».