La huella que dejó Mauro Icardi en la Serie A ha sido grande. El argentino ha estado en la pelea por ser el máximo goleador de la liga italiana durante cinco temporadas consecutivas. Solo hay que ver que en dos de ellas fue ‘Il Capocannioniere’ aunque con un matiz, fueron compartidos, el primero con Luca Toni y el segundo con Ciro Immobile hace dos temporadas. Su marcha al PSG fue a causa de una tajante decisión de Antonio Conte de no contar con él, situación que fue consecuencia de lo que ocurrió la temporada anterior, en la cual se dividió el vestuario del Inter por culpa de las palabras de Wanda Nara, pareja de Mauro.

La aventura de Icardi en el PSG está siendo buena para todas las partes, para el Inter para que los parisinos se convenzan de ejecutar la opción de compra de 65 millones de euros, para Icardi para demostrar que es un goleador nato -una vez más- y para el PSG, donde pese a que solo ha disputado un poco más de la mitad de los minutos de la temporada, el argentino ha participado en el 23% de los goles que han macado los capitalinos en su liga.

Por ello, la Juventus, que está en busca de un ‘9’ que acompañe a Cristiano y Dybala tras la decepción de la temporada de Higuaín con Sarri, piensa en traer de vuelta a Icardi, un viejo anhelo de La Vecchia Signora. Los juventinos para hacerse con sus servicios tienen un escenario difícil que explica Tuttosport: el PSG tendría que ejecutar los 65 millones de la opción de compra y pagarle 15 millones extra si se lo vende a un club italiano (cláusula puesta por el Inter al cederle), es decir, en total 80 millones de euros; después el PSG con Leonardo a la cabeza -quien tiene una buena relación con Paratici- pediría esta suma a los juventinos, y para ello estarían abiertos a una operación que incluya dinero y jugadores a cambio. Por ello, la operación que parece cuadrar más es la de Icardi a la Juventus, Pjanic como parte de la operación al PSG y un acuerdo monetario entre ambos.