Se ha quedado sin hueco en el Inter y Roberto Gagliardini podría volver a su antiguo club. La presión para cerrar el fichaje de Sandro Tonali y el posible regreso de Radja Nainggolan provocan que el centro del campo del Inter esté demasiado lleno para la próxima temporada. Son intocables Barella, Brozovic y Eriksen, mientras que Sensi huele a una segunda oportunidad después de su mal 2020. Además, Borja Valero finaliza su contrato, y Roberto Gagliardini y Matías Vecino tienen la posibilidad de ser traspasados.

En cuanto al centrocampista de Bérgamo, su deseo sigue siendo permanecer en Milán. En Inter y Gagliardini están bien, la relación es cordial, y al futbolista le gustaría seguir a las órdenes de Antonio Conte, informa ‘Inter News’, pero la llegada de Tonali podría cerrarle sus últimas puertas.

En enero lo siguió el West Ham, pero ahora su nombre vuelve a estar ligado a los rumores, relacionando su futuro con el Torino y la Fiorentina, por ejemplo. Sin embargo, la Atalanta y Gasperini también estarían pensando en recuperarlo, intentando una operación similar a la de Caldara con el Milan.

El Inter de Milán, por otro lado, está siguiendo el rastro de Robin Gosens y podría surgir una operación de intercambio entre los dos clubes. Hasta la fecha todavía no se ha iniciado ninguna negociación. Gagliardini, de hecho, quiere jugar sus cartas en el final de temporada intentando ser protagonista para Conte, pero Gosens es un caramelo muy apetitoso para el club del Meazza.