El Barcelona y la Juventus han protagonizado uno de los primeros culebrones del verano y que en junio parece haber llegado a su fin. La prensa italiana asegura que todo esto se produjo a raíz de que Miralem Pjanic quiera salir de la Juventus, no por problemas con sus compañeros, sino porque no se encuentra cómodo a las órdenes de Maurizio Sarri. Por ello los italianos se abrieron a unas negociaciones a tres bandas: con el Barcelona para un intercambio con Arthur, con el Chelsea para un intercambio con Jorginho y con el PSG para un intercambio con Paredes.

La opción que cogió la delantera fue la del Barcelona por petición del futbolista bosnio, él quiere jugar en el Barcelona, pero no ha podido ser. La Juventus solo aceptaba a cambio a Arthur Melo, pero el mediocampista brasileño se ha opuesto desde el primer día a salir del equipo culé. Por lo que según Catalunya Radio, la Juventus apunta a que no hay negociación posible si el futbolista que acabasen recibiendo no fuese Arthur, por lo que el Barcelona ha dado las negociaciones por cerradas ante la petición del carioca de no salir.