La noticia ha impactado mucho en Nápoles esta mañana. Según ‘Il Corriere dello Sport’, ayer, durante el entrenamiento, Hirving Lozano parecía apático y sin interés por lo que Gennaro Gattuso, el técnico del Napoli, lo echó de la sesión a dos días de la final de Coppa Italia ante la Juventus.

Ya hizo lo mismo con Allan hace unos meses, antes del viaje a Cagliari. El técnico italiano no se casa con nadie y exige el 100% a cada futbolista en los entrenamientos. El periódico italiano, además, explica que el episodio no minó la serenidad y la concentración del grupo, que únicamente piensa en la final de Coppa.

Ahora, sin embargo, el destino del mexicano parece obvio: al final de la temporada se despedirá de Nápoles. Un año para olvidar para él, que jugó muy poco con Gattuso: 136 minutos en 16 partidos.