El Milan sigue pensando en el fichaje de Luka Jovic. Esta es una operación que atrae mucho al CEO del club, Ivan Gazidis, porque es un atacante fuerte, con un gran deseo de recuperación y, sobre todo, joven, ya que nació en 1997. Además, en San Siro puede reencontrarse con su gran amigo Ante Rebic, con quien hizo grandes cosas en el Eintracht Frankfurt.

Desde Italia, ‘Il Corriere della Sera’ informó esta mañana que el problema para el Milan son los altos costos de este acuerdo. El Real Madrid pide, de hecho, 60 millones de euros, lo que pagó en su día por del joven delantero. El Milan, por su parte, maneja la idea de pedirlo como cedido con obligación de compra, establecida esta en 50 millones de euros.

De momento, los líderes milaneses deberían tener una reunión con Fali Ramadani, uno de los agentes más importantes del mercado, para hablar sobre Jovic y Nikola Milenkovic, defensor de la Fiorentina. El plan de los Rossoneri es muy simple: antes de tratar con el Real Madrid, el Milan quiere tener un entendimiento con el jugador.