Todos pendientes de Nápoles. La llegada de Arkadiusz Milik está parada porque el futbolista todavía tiene que resolver un problema económico con De Laurentiis. Se trata de la multa que le impuso ADL por el motín que hubo con Ancelotti. Ya le pasó a Allan. Cuando se resuelva, firmará.

El culebrón de la semana en el calciomercato continúa arrastrándose, ya que la situación aún no ha cambiado, con Milik como la primera ficha de dominó que debe caer para provocar la reacción en cadena. Milik no puede completar su marcha a la Roma hasta que haya resuelto unos problemas pendientes con el Napoli y el presidente Aurelio De Laurentiis.

Según ‘Sky Sport Italia’, mientras que un problema relacionado con los derechos de publicidad del restaurante de Milik en Polonia se ha resuelto, quedan otros pendientes. Y el caso es que Milik tiene que renovar su contrato con el Napoli hasta junio de 2022 para luego poder unirse a la Roma cedido con obligación de compra. Sin embargo, no hará eso hasta que se hayan resuelto los problemas contractuales pendientes, incluidos dos meses de su salario para la temporada 2020-21 y la multa por el motín del equipo de diciembre de 2019.

Desde ‘Sky Sport Italia’ se apunta que hay una brecha nada insignificante de 1 millón de euros entre las demandas de Milik y lo que ofrece el Napoli. Mientras tanto, Milik ni siquiera ha recibido un número de equipo por parte del Napoli para esta temporada, lo que significa que está fuera del equipo por completo. No se cuenta con él.

Al mismo tiempo, la Roma está atrapada entre poder alinear a Dzeko en el primer partido de la Serie A de esta noche contra el Hellas Verona o reservarlo para evitar una lesión y que se marche a la Juventus. La segunda opción cobra más fuerza.