La Fiorentina sigue haciendo mucho ruido alrededor de Federico Chiesa. El futbolista italiano explotó hace dos temporadas de la mano de Stefano Pioli, pero el año pasado no pudo ser el mismo. Los cambios de entrenador y que Beppe Iachini al tener tantos delanteros le ha colocado en el carril diestro, han provocado que tanto el club como el futbolista planeen una salida, más que nada para no parar su rendimiento.

La última sorpresa grande del mercado italiano podría ser el extremo italiano, de hecho, el jugador habría pedido su salida de Florencia según La Gazzetta dello Sport. Y Rocco Commisso espera ofertas. Quiere 60 millones de euros por su estrella, y solo se va a sentar a negociar y cerrar su marcha antes del sábado, quiere tener tiempo de maniobra suficiente como para poder fichar un sustituto antes de que el lunes cierre el mercado.

Los dos pretendientes que más suenan para intentar su fichaje ‘in-extremis’ son el Milan y la Juventus. El Milan porque cerraría un proyecto muy ilusionante con la llegada de Chiesa ya que Samu Castillejo no ha terminado de convencer, mientras que la Juventus está en la pelea porque es un viejo anhelo de la directiva y porque a Pirlo le gustaría tenerle.