No hay duda. A sus 39 años, Zlatan Ibrahimovic fue el gran protagonista del Derby della Madonnina. El sueco, con un fantástico doblete, sumó su noveno gol en el Derby de Milán y llevo a su equipo, el cuadro rossoneri de la ciudad lombarda, a lo más alto de la tabla para ser líder en solitario. El Milan vuelve a sonreír.

Tras el partido hablaba en los micrófonos de ‘Sky Sport Italia’:

«Siento mucha responsabilidad porque soy el más veterano del equipo. Una situación que me gusta mucho, todos me siguen y todos tienen hambre de ganar. El equipo está creciendo y los jóvenes asumen cada vez más responsabilidades. ¿Mi nivel…? No me sorprende, sé lo que puedo hacer. Físicamente estoy bien, entreno mucho. Tengo más experiencia y juego con compañeros que están dispuestos a hacer todo. No acepto que se relajen. Hay que ir al 200%».