El Inter encajó una derrota muy dolorosa contra el Real Madrid por 0-2, sobre todo por no generar absolutamente nada en ataque, no tener el encuentro en ningún momento bajo su control y ser pasado como un rodillo por el Real Madrid, sobre todo tras la expulsión de Arturo Vidal. Pero el capitán del Inter, Samir Handanovic, salió a calmar las aguas: «Es una situación complicada pero la esperanza es la última en morir. Cuando nos quedamos con 10, el Real Madrid, que es un equipo que tiene jugadores de calidad y saben jugar, tocó la pelota y se hizo más difícil. Nos hacían girar en círculos».

Después salió a rueda de prensa Stefan De Vrij. El central holandés no fue de lo peor de su equipo y aceptó en rueda de prensa que les hizo mucho daño tanto el penalti inicial como la expulsión de Vidal: «La primera vez que se encontraron frente a nuestra portería llegó el penalti y el 0-1. Ya estábamos en apuros. Luego fue más difícil incluso al quedarnos con 10. En la segunda parte lo intentamos, pero lamentablemente no fue suficiente».