La Roma de José Mourinho comienza a andar. Tras la multitudinaria llegada del técnico portugués recibida por la afición romanista con mucha ilusión, ahora le toca ponerse manos a la obra con la planificación de su nueva Roma antes de que comience la pretemporada. Esa planificación contiene las entradas y las salidas de cara a la próxima temporada, y precisamente por ellas están habiendo muchos movimientos en los ‘giallorossi’.

Porque mientras que Pau López y Cengiz Under se marchan al Olympique de Marsella, la Roma está tratando de cerrar los fichajes de Rui Patricio y Granit Xhaka, las dos peticiones de Mourinho para reforzar la portería y el centro del campo. Pero no tiene pinta de que todo quede ahí, ni en el posible fichaje de Filip Kostic, sino que también apunta a que vaya a llegar un lateral izquierdo.

Tras la lesión grave de Spinazzola en la que se rompió el tendón de Aquiles en la Eurocopa con Italia, tiene que llegar un lateral zurdo. Por ello, mientras que la dirección deportiva apunta a Marcos Alonso, Emerson Palmieri, Dimarco o Mitchell Dijks, José Mourinho ha llamado a Marcelo para convencerle de que fiche por los ‘giallorossi’ según Nico Schirà. Aunque parece difícil, porque Marcelo quiere cumplir su último año de contrato y porque el Real Madrid quiere que lo cumpla.