La Fiorentina tenía en el lateral derecho una de sus grandes carencias. Pol Lirola tenía su marcha hecha hacia el Olympique de Marsella y, con ello, quedaba un agujero grande en ese lugar. Por ello, los ‘viola’ pidieron y consiguieron la cesión de Álvaro Odriozola, que no terminaba de contar para el Real Madrid y era el jugador sacrificado para dejar una ficha libre que el club se reservaba para un hipotético fichaje de Mbappé.

Por lo que Odriozola aceptó ir a Florencia y acabó fichando por la Fiorentina, pero también con la ayuda de Callejón, quien le recomendó ir al Franchi: «Antes de llegar hablé con Callejón. Me contó grandes cosas de la ciudad y me mostró las ideas de Italiano, que quiere hacer un juego divertido y ofensivo, con un esquema perfecto para mí. La Fiore ya me quiso en 2020″.