Noticia fuerte en el Calcio. La segunda sección de la Corte Suprema confirmó la sentencia de 3 años y 6 meses contra Fabrizio Miccoli, ex-delantero y capitán del Palermo. El agravante del método mafioso excluye cualquier posible beneficio a favor del ex-futbolista, que en su carrera también jugó con el Perugia, Juventus y Fiorentina. Miccoli fue declarado culpable de haber extorsionado a Mauro Lauricella, hijo del jefe de Kalsa Antonino, conocido como «u scintilluni» (el elegante, el hombre que brilla, ed) para recuperar un crédito de 12.000 euros que le había cedido.

Por su parte, Lauricella Jr ya había sido condenado definitivamente el mes pasado y ya se encuentra en prisión, donde cumple 7 años de cárcel. Los 12.000 euros iban a ser recuperados por Andrea Graffagnini, antiguo propietario de la discoteca Paparazzi en Isola delle Femmine (Palermo). Al mismo tiempo, el ex fisioterapeuta de Palermo Giorgio Gasparini, que nunca fue investigado, estaba interesado en obtener lo que creía que era su parte. De hecho, había recurrido a Miccoli en busca de ayuda, quien tenía sus desagradables amistades en la capital siciliana que le costaron su sentencia final.

Ahora, junto a sus abogados, Miccoli tendrá que decidir dónde entregarse para empezar a cumplir su condena.