La emotiva despedida del Inter a Eriksen: «¡Buena suerte, Chris!»

Ayer fue su último día como nerazzurri. Y es que la aventura italiana de Christian Eriksen ha terminado oficialmente, con el centrocampista danés y el Inter rescindiendo el contrato que los unía de mutuo acuerdo. Así lo comunicó el club nerazzurri con una nota publicada en su sitio web: «El FC Internazionale Milano anuncia que ha llegado a un acuerdo para la rescisión consensuada del contrato de Christian Eriksen. El Club y toda la familia nerazzurri abrazan al jugador y le desean lo mejor». para su futuro. Aunque hoy el Inter y el camino de Christian se separen, se mantendrá un vínculo fuerte e indisoluble. Los mejores momentos, los goles y las victorias, el abrazo de la afición fuera de San Siro en la celebración del Scudetto: todo quedará siempre fijo en Historia nerazzurri»

El Inter, que luego, con un video colgado en las redes sociales, envió un mensaje a Eriksen recordando los mejores momentos de su aventura en el Inter con un mensaje especial: «Inter para siempre . Buena suerte, Eriksen. Goles y victorias, el abrazo de la afición fuera el San Siro en la celebración del Scudetto: todo quedará siempre fijo en el signo de los nerazzurri”.

La resolución oficial del contrato entre el Inter y Eriksen llegó al día siguiente del encuentro entre el club nerazzurri y su agente en el que se definieron todos los detalles. Eriksen, recordamos, de hecho, ya no es apto, como indicó el CONI (Comité Olímpico Nacional Italiano), para el deporte en Italia debido al desfibrilador subcutáneo que se implantó después de lo acusado en el Dinamarca-Finlandia el pasado mes de junio. podrá seguir jugando en ligas donde esté permitida la actividad competitiva con desfibrilador.

Este es el texto completo de la emotiva carta de despedida que el Inter le escribió a Eriksen:

“Todavía lo sentimos, esa emoción mezclada con expectativa. Cuando estás esperando algo bonito, que ya sabes que será tan bonito, casi quieres esperar un poco más para disfrutarlo aún más. 28 de enero de 2020: se levanta el telón, en La Scala. Allí, donde los «primeros» siempre son especiales. Donde la clase se une a la elegancia. Christian Eriksen y el Inter de Milán no podían ser de otra manera . El maestro, con su magia, en medio de nuestro mediocampo. El ruido del balón en el larguero se mezcló con el oh de asombro y asombro, en el primer derbi, con un tiro libre desde lejos: en ese momento toda la afición del Inter se sintió en paz. El resto, el fútbol, ​​fluiría con naturalidad, como la música escrita por un compositor. Destellos de clase y batallas, goles repentinos -como el directo de un saque de esquina en Nápoles- y también las decepciones, en ese larguísimo verano 2020, después de un buen paseo todos juntos, antes de la amargura. Un punto para empezar de nuevo, juntos.

Siempre encontrando en la clase, en la calidad, en la magia, las respuestas: el tiro libre en la encrucijada del derbi de la Coppa Italia, un momento icónico en la historia reciente de los nerazzurri. Un gol como hermoso como importante, no solo para el paso de la ronda, sino también para revivir una historia, la de Christian e Inter, que se ha ido fortaleciendo, partido tras partido. Central, en esa hermosa carrera hacia el Scudetto. A partir de ese momento Christian e Inter se toman de la manoy continúan juntos, partido tras partido, en la construcción de la obra maestra tricolor. Un esfuerzo de equipo, en el que Eriksen aporta geometrías, intuiciones, jugadas que facilitan la maniobra, asiste. Y goles pesados: en Nápoles, de nuevo. Y en Crotone, en lo que de hecho será el gol del Scudetto, luego celebrado en San Siro con otra perla en un tiro libre. Eso queda, y quedará como un recuerdo dulce y melancólico pero bonito, la última imagen de Christian Eriksen en un terreno de juego con la camiseta del Inter. Porque entonces la vida se reserva momentos impensables, te hace tomar caminos que no esperabas. En silencio y con esperanza, los pensamientos de todos los aficionados del Inter y del deporte siempre han sido para Christian. Verlo de nuevo en Appiano Gentile en el abrazo con sus compañeros campeones italianos fue el aliento de alegría que guardamos en el cajón de cosas hermosas y preciosas, para no desperdiciar. Y aunque hoy los caminos de Inter y Christian se separen, sabemos que nuestro vínculo será fuerte e indisoluble, siempre. Los mejores momentos, los goles y las victorias, el abrazo de la afición fuera del San Siro en la celebración del Scudetto: todo quedará siempre fijo en la historia de los nerazzurri. ¡Buena suerte, Chris!».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *