Nuevo lío para Antonio Conte. La hazaña del Etihad no fue suficiente para enderezar la temporada del Tottenham. Tras el 2-3 obtenido el fin de semana en el campo del líder, el Manchester City, los Spurs se dan otro golpe en la liga en el campo del penúltimo, el Burnley. El equipo de Dyche ganó 1-0 gracias a Mee, un desliz que le costó a los londinenses su cuarta derrota en los últimos cinco partidos.

Si la clasificación les reserva el 8º puesto con 39 puntos (y dos partidos aún por recuperar), el análisis postpartido de Antonio Conte va más allá de la derrota en Turf Moor: «No es solo esta noche, ciertamente esta es la situación. Y dice todo, soy demasiado honesto para aceptarlo, no es justo que nadie siga perdiendo. Lo siento por los fans, no se lo merecen».

En declaraciones a Sky Sports, la reflexión de Conte se centra en la gestión del grupo: «Los jugadores siempre son los mismos, en el club cambian los entrenadores pero no los resultados. Eso significa que hay que hacer una evaluación, para mí es muy frustrante«. Conte suele utilizar el término ‘evaluación’ en el curso de su análisis: «El Tottenham me llamó para cambiar las cosas, estamos haciendo todo lo posible para cambiar la situación, pero no es suficiente. Tal vez no soy tan bueno. El rendimiento puede ser bueno, incluso con compromiso, pero es inaceptable para mí. Cuatro derrotas en los últimos cinco partidos deben considerarse un desastre«. 

De ahí que el enfrentamiento con el club se haga inevitable: «Es justo hacer algunas valoraciones por parte del club y por mi parte. La situación está empeorando, soy demasiado honesto para cerrar los ojos y seguir así. Necesitamos hablar con el club y buscar la mejor solución para ayudar al club».

Momento para recordar que Conte, que llegó al Tottenham en noviembre en lugar del Espirito Santo, tiene contrato con los Spurs hasta junio de 2023.