El Milan ganó por 4-2 a Udinese tras un gran partido de Rebic, Theo, Bennacer o Brahim. Sin embargo, hubo un episodio clave en el partido: el penalti del 1-1. Calabria fue a rematar un rechace que quedó dentro del área y Brandon Soppy acabó golpeando al jugador. Lo que supuso la pena máxima, que la transformara Theo y que el Milan reaccionara muy rápido al 0-1 que había hecho Rodrigo Becao en el primer minuto.

Pero ese episodio ha enfadado mucho a Udinese. Y Pierpaolo Marino, su CEO, lo mostró en ‘DAZN‘ tras el encuentro: «La intervención en el VAR [1-1] estaba fuera de lugar. Los penaltis no deberían interesar al VAR, es un episodio que cambia el juego, estas decisiones hicieron que el partido tomara un giro diferente después de nuestro gran inicio…. Estos episodios son insoportables«.