Son muchos los equipos que suman siete puntos en este arranque de la Serie A de los nueve disputados. El Milan, la Lazio, el Torino y la Roma ya están en ese club, pero también se ha sumado a ello la Atalanta tras ganar en Verona.

Los bergamascos tuvieron un partido dificilísimo que se fue repitiendo a lo largo del encuentro. Un intercambio de golpes en el que en la primera mitad no tuvo apenas ocasiones, solo un disparo de Ademola Lookman que sacó la defensa y Montipò a córner, pero que provocaría la reacción de la Atalanta de cara a la segunda mitad.

Ederson y Muriel entraron en el segundo tiempo y las cosas cambiaron en los bergamascos. El brasileño no solo dio equilibrio a la Atalanta, sino también acercó la pelota a la dupla colombiana para generar más ocasiones. Ocasiones que sobre todo tuvieron Malinovskyi y Koopmeiners y en la que el holandés la mandó al fondo de la red con un zurdazo desde fuera del área para poner el 0-1 que sería definitivo.

El Verona, mientras metía revulsivos y recibía ocasiones, como un disparo de Zortea que paró Montipò y un chut de Èderson que se marchó fuera, acabó teniendo acercamientos mientras sumaba atacantes, como un tiro al larguero de Lazovic y un remate de Djuric que sacó Musso.

Con esta victoria, la Atalanta se coloca tercera, a la espera de que juegue el Napoli de Spalletti, y el Verona se queda 16º con tan solo un punto en tres encuentros.