El Cremonese-Roma fue un partido tenso y con un final feliz para los de Cremona porque consiguieron su primera victoria de la temporada y su primera victoria desde 1996 en la máxima categoría del fútbol italiano. Sin embargo, semejante felicidad del final no inundó a la Roma, que recibió una dura derrota que pasará a la historia y una derrota que les saca momentáneamente de los puestos de Champions y hace que se acerque como un tiburón hambriento la Juventus de Turín.

La segunda parte solo le duró un minuto a José Mourinho, que se fue expulsado del partido por discutir con el cuarto árbitro, del que alegó el técnico portugués que le había faltado el respeto. Y, mientras que se ha abierto una investigación desde la Procura Federal, el luso ha sido sancionado con dos partidos, se pierde Roma-Juventus y Roma-Sassuolo, y una multa de 10.000 euros. Dicha sanción se produce por: «entrar en el vestuario de los árbitros para hacer expresiones gravemente ofensivas contra el cuarto árbitro«.