¿Y si… Julen Guerrero hubiese fichado por el Inter o la Lazio en los 90?

A principios de los años 90, una melena rubia brillaba en El Botxo. Era tal el carisma y talento que desprendía que pronto le salieron las primeras novias a Julen Guerrero (Portugalete, 1974). Los clubes más poderosos de Europa le hicieron llegar cheques en blanco para que el joven mediapunta pusiese la cifra, pero él se mantuvo fiel a su escudo, a su ciudad y al equipo que le vio crecer desde que llegase a Lezama con tan solo ocho años.

Hoy día, que avanzamos a un modelo exclusivamente de fútbol-negocio, es impensable una situación así, pero Julen Guerrero se retiró en 2006 después de 14 temporadas en Primera División en el Athletic Club. Vinieron ofertas de los mejores equipos españoles, también desde Italia, AC Milan, Juventuspero sobre todo Inter de Milán y Lazio fueron los que apostaron más fuerte por la contratación del futbolista vizcaíno, en una época en la que los mejores jugadores y clubes de Europa estaban en la Serie A, pero él decidió quedarse y convertirse en leyenda del club bilbaíno.

Embed from Getty Images
Julen Guerrero debutó con 18 años un 6 de septiembre de 1992, ante el Cádiz, marcando el gol de la victoria de su equipo. En su primera temporada consiguió 10 goles en 37 partidos. En el curso siguiente, la 1993-94, la cifra aumentó hasta los 21 goles en 40 partidos. Además, ese verano, Javier Clemente lo convocó para el Mundial de Estados Unidos 1994 con tan solo 20 años. La perla rojiblanca, además, inició un fenómeno fan en toda España, sobre todo entre las jóvenes, que forraban sus carpetas con fotos del futbolista de Portugalete. Es en este punto es donde aparecen los primeros contactos para que el jugador abandone el equipo vasco.

Primero fue el Real Madrid, que quiso pagar en 1995 su cláusula de rescisión (unas 1.200 millones de pesetas; 7,2 millones de euros). Guerrero ha reconocido en numerosas ocasiones que tanto Ramón Mendoza (presidente del club blanco en aquel entonces) como Jorge Valdano (entrenador) lo llamaron por teléfono para intentar convencerlo, pero la respuesta del Rey León a esta y otras propuestas siempre fue la misma: »No».

Ese verano también apareció la Lazio. En agosto de 1995 el diario italiano Il Messagero llevaba en portada el fichaje de Julen Guerrero por los biancocelesti. La información hablaba de que las pretensiones del equipo presidido en ese momento por el mítico Dino Zoff (que actuaría de presidente-entrenador) por fichar a Guerrero venían de lejos, pero se habían intensificado en Ginebra -aprovechando el sorteo de las competiciones europeas-, cuando el legendario portero italiano se habría entrevistado con el jugador y cerrado la contratación para la temporada 1996-97. El rotativo italiano, incluso, afirmaba que Zoff habría entregado una camiseta del equipo romano al futbolista español.

Embed from Getty Images
El de Portugalete firmaría en 1995 un contrato que le uniría como jugador de los leones hasta 2007. A la vez, esta nueva rúbrica incluía una vinculación vitalicia para que una vez retirado siguiese en el Athletic desempeñando funciones en el departamento técnico. En 1997 llegaría la enésima oferta de un club por hacerse con los servicios de Julen Guerrero. El Barcelona que ya se había interesado anteriormente, lo intento de nuevo. ‘Tuve una propuesta del Barça, pero no ha sido la única», aseguró el futbolista en junio de 1997.

Es en este verano cuando al club rojiblanco le llega la oferta más surrealista que le han hecho por el mediapunta vizacaíno. El Inter de Milán había fichado un año antes al internacional holandés Aron Winter, procedente de la Lazio, pero tras una primera temporada discreta, el jugador fue ofrecido al club bilbaíno junto a una suma de dinero para fichar a Guerrero. Dani Garrido, periodista de la Cadena Ser, desveló que en Ibaigane no daban crédito ante la oferta del conjunto nerazurri. Los dirigentes del Inter no conocían la filosofía del Athletic, y esto enfadó mucho a la cúpula rojiblanca.

Desde SoyCalcio pudimos hablar con Guerrero acerca de este interés de los equipos italianos en su contratación, y él lo confirmó: »La Serie A en aquella época era la que mandaba en Europa, y los mejores contratos económicos para los jugadores estaban allñi. Irme a Italia fue otra de las opciones, pero al final decidí quedarme en el Athletic y estoy muy orgulloso de ello».

Embed from Getty Images
¿Y SI JULEN GUERRERO HUBIERA FICHADO POR LA LAZIO O EL INTER?

La Lazio tenía en 1996 a Alessandro Nesta, Favalli o Nedved, entre otros. El equipo biancocelesti estaba entrenado en la temporada 1996-97 por Zeman, pero en la segunda vuelta del campeonato le sucedió Dino Zoff en el cargo, y dejaría al equipo cuarto clasificado después de cogerlo 12º. En los cursos siguientes llegaría la época dorada del club capitalino, pues se proclamaron campeones de la Coppa Italia en la 1997-98, de la Recopa de Europa en la 1998-99, y en la 1999-00 consiguieron el doblete de Coppa y Serie A.

El Inter de Milán, por su parte, estaba entrenado en la 1997-98 por Luigi Simoni, y conquistaron la Copa de la UEFA con una muy buena plantilla en la que destacaban Pagliuca, Zannetti, Simeone, Djorkaeff, Iván Zamorano o un joven Ronaldo Nazario.

Julen Guerrero, empujado por la mala situación que estaba viviendo tras varias temporadas en la que no contaba con minutos, se acabó retirando en 2006, un año antes de la finalización de su contrato, con 32 años. En su haber 430 partidos y 116 goles. Todos en un único club, el de sus amores, en el Athletic Club de Bilbao.

 

¿Y si… Luis Figo hubiera llegado a la Serie A en 1995?

La Azurra ha perdido la final del Mundial contra Brasil, Hristo Stoichkov es el reciente Balón de Oro y Justin Bieber y Bad Bunny acaban de nacer. Es 1994 y un joven de Lisboa está despuntando desde hace un par de temporadas en el Sporting CP, los grandes de Europa se pelean por él y aunque acabará fichando por el Barça en 1995, este jugador tiene un contrato con Juventus y Parma. Es la historia de Luis Felipe Madeira Caeiro, más conocido como ‘Figo’.

Desde la temporada 1991/92 Figo fue un fijo en el Sporting CP, jugando más de 30 partidos por temporada, y aunque su juego se veía reflejado en los pases de gol, sus cifras goleadoras eran inexistentes. Hasta que en la temporada 1993/94 el futbolista luso marcó 11 goles y repartió 13 asistencias. El curso siguiente repitió la cifra de goles, pero aumentó hasta 17 los pases de gol. Además, esa temporada consiguió su primer título como profesional: la Taça de Portugal. Luis Figo tenía 22 años y se había convertido en uno de los jugadores más prometedores de Europa.

Cuenta Josep María Minguella (agente de futbolistas y artífice del fichaje de Messi o Maradona por el FC Barcelona, entre otros) que descubrió al jugador portugués en un Real Madrid – Sporting de Champions, jugando de interior, y que cuando el club presidido por Josep Lluís Núñez se interesó en fichar a Figo, José Veiga, el representante del futbolista luso, les comunicó que éste ya tenía un contrato con la Juventus y otro con el Parma.

Embed from Getty Images

Hay que remontarse hasta otoño de 1994, concretamente a mediados de octubre. El Sporting de Portugal y la Vecchia Signora habían alcanzado un acuerdo por el fichaje del jugador lisboeta a partir del 1 de julio de 1995 a cambio de algo más de 3,5 millones de euros, pero tan solo dos meses después Figo y su representante firmaron otro contrato con el equipo de la ciudad de Emilia-Romaña, con mejores condiciones económicas. El lío estaba montado.

«El futbolista portugués Luis Figo fichó ayer en Lisboa por tres temporadas con el Parma sin tener en cuenta un contrato firmado hace dos semanas de su actual club, el Sporting Lisboa, y el Juventus», publicaba El País en el 2 de febrero de 1995

La FIGC (siglas en italiano de la Federación Italiana de Fútbol) sancionó en febrero de 1995 a Luis Figo con dos años sin poder jugar en ningún equipo italiano por haber firmados dos contratos con distintos clubes. Ahora había que buscar una solución para el jugador, y por ahí seguía el interés del Barcelona. En un principio la idea era que el atacante luso estuviera cedido por el Parma en el equipo de la Ciudad Condal, al menos hasta que terminase la sanción para poder jugar en Italia, pero se llegó a un acuerdo de traspaso por dos años. Si el Barça no quería seguir contando con Figo después de esos dos años, los gialloblus tendría preferencia para poder fichar al futbolista portugués.

Embed from Getty Images

El culebrón terminó el 20 de abril de 1995, Luis Figo salió a rueda de prensa y dijo: »Está todo decidido, soy jugador del Barcelona». José Sousa Cintra, presidente del club luso, amenazó con denunciar al jugador a la FIFA si el equipo culé no pagaba las cifras acordadas en octubre de 1994 con la Juventus, pero finalmente el club catalán acabó pagando al Sporting solamente el canon de formación establecido por la UEFA (unos 2,5 millones de euros).

¿QUÉ HUBIERA PASADO SI FIGO HUBIERA LLEGADO A LA JUVENTUS?

Recordemos que a los bianconeros los entrenaba Macelo Lippi, y contaban en su plantilla con jugadores como Ravanelli, Vialli, Del Piero, Conte o un Deschamps recién fichado. Además, en esa temporada, la 1995/96, los transalpinos conquistaron la segunda Champions League de su historia en el Olímpico de Roma contra el Ajax.

¿Y AL PARMA?

A mediados de los 90, el Parma era un equipo que peleaba por los títulos en Italia y en Europa. Un año antes, en la temporada 1994/95, el club parmesano ganó la Copa de la UEFA a la Juventus en una final a doble partido. El entrenador era el italiano Nevio Scala y tenía en sus filas a jugadores como Faustino Asprilla o Gianfranco Zola. En la 1995/96 (temporada en la que Figo debía haber jugado con el equipo gialloblu) el Parma fichó al búlgaro Stoichkov procedente del Barça (quién sabe si como compensación por el fichaje del luso) y a Fabio Cannavaro, entre otros. Además, fue la campaña en la que subió al primer equipo Gianluigi Buffon.

RETIRADA EN ITALIA POR TODO LO ALTO

Parece que lo de Luis Figo con Italia debía tener un final feliz, y así fue. El portugués acabaría llegando a la Serie A diez años después, en la temporada 2005/06. El Inter de Milán, entrenado por Roberto Mancini, pagó 20 millones de euros al Real Madrid por el fichaje del atacante luso. Con el Inter ganó cuatro Scudetti consecutivos, una Coppa y tres Supercoppas, certificando el dominio nerazurri en Italia. Después de conquistar el último Scudetto, con Mourinho como entrenador, Figo anunció su retirada en la temporada 2008/2009, y una temporada más tarde, ya como auxiliar del técnico portugués, consiguieron el histórico triplete.

Fuente imagen principal: Getty Images.