A Allan nadie le regala nada

Allan Marques (Río de Janeiro, enero de 1991) no es el futbolista más vistoso de Europa, pero quizás sí sea uno de los más infravalorados. No es el más rápido, no es el más fuerte, tampoco es el que mejor golpeo tiene, ni el que va mejor de cabeza, sus regates no son vistosos y no tiene la técnica más depurada del Viejo Continente, pero el centrocampista brasileño del Napoli es un futbolista indispensable en el equipo azzurro, tal y como lo sería en cualquier otro club importante del concierto internacional.

Como decía, Allan no llega al sobresaliente en casi ninguna de las facetas del juego, pero es un futbolista que alcanza el notable en prácticamente todas. Abarca (casi) todo el centro del campo con un trabajo increíble en la recuperación de la pelota. Una vez que la tiene, no suele perderla y, además, hace, con su toma de decisiones, progresar al equipo hacia la portería rival. Por su imponente físico -a pesar de que no alcanza los 1,80 metros de altura- podría no parecer un futbolista con cualidades técnicas, pero, sin ser ni mucho menos el más vistoso, en cada partido da muestras de que éste tampoco es su debe. Además, promedia unas cinco asistencias por temporada, por lo que se trata de un futbolista que, con un sacrificio defensivo importante, aporta al equipo tanto en defensa como en ataque. 

Abarca prácticamente todo el centro del campo con un trabajo increíble en la recuperación de la pelota. Una vez que la tiene, no suele perderla y, además, hace, con su toma de decisiones, progresar al equipo hacia la portería rival

En una temporada en la que, con la marcha de Jorginho, en primeras instancias pareciera que Ancelotti estaba teniendo problemas a la hora de sustituirlo, Allan, sin ocupar ni mucho menos su rol en el cambio de sistema (4-4-2), se ha erigido como el único futbolista fundamental en el centro del campo partenopeo, aportando tanto en la recuperación del balón como en la distribución.

Embed from Getty Images

Además, ha sido clave en los dos partidos de la presente Champions League en los que su equipo se ha enfrentado a los rivales más temibles de la fase de grupos (el Liverpool y el PSG). Ante los británicos ejerció un papel fundamental en la presión secando a Naby Keita y Sadio Mané. De hecho, es complicado encontrar fotos de ese partido en las que no se le vea pegado a los futbolistas africanos. En el encuentro del Parque de los Príncipes fue una pesadilla para Kylian Mbappé o Neymar, pero insistimos en que, a pesar de que es un futbolista que salta a la vista por su insistencia, agresividad y efectividad en la presión y recuperación del balón, la influencia de Allan en el juego de su equipo cuando son poseedores del balón no es escasa.

Y el nivel ofrecido por el futbolista carioca, además de ser alto, no es nuevo, y se ha ido puliendo a lo largo de las cuatro temporadas que suma como futbolista del Napoli desde que llegara al San Paolo procedente de Udinese

Y el nivel ofrecido por el futbolista carioca, además de ser alto, no es nuevo, y se ha ido puliendo a lo largo de las cuatro temporadas que suma como futbolista del Napoli desde que llegara al San Paolo procedente de Udinese. Ahora, quizás tarde pero aún con 27 años, le llega su primera llamada con la selección brasileña. Una convocatoria más que merecida que premia al más currante de la clase. Aquel que se esmera en brillar y sin llegar al 10 sus resultados positivos causan más admiración que los de otros. Y precisamente por eso, se ganó hace ya algunas temporadas el corazón de los hinchas napolitanos.

Fuente de la imagen principal: Catherine Ivill/Getty Images.

 

Paquetá como ejemplo del retorno del Milan

El AC Milan quiere volver. Que lo haga o no, dependerá de varios factores pues el futbol no es una ciencia cierta. Al menos, la voluntad existe y al parecer, los medios también. El hecho de que Leonardo quisiera volver al club en verano junto al nuevo dueño, el grupo Elliot, da credibilidad al proyecto. De la mano de esta credibilidad llegó Paolo Maldini -que se había negado en varias ocasiones hasta que el proyecto no valiera la pena-, y hace unas semanas, Ivan Gazidis, ex director ejecutivo del Arsenal. Incluso Kaka’, como adjunto de Leonardo, se ha sumado a esta nómina de nombres ilustres. Se respira optimismo y, sobre todo, el club se mira al espejo y ve reflejada la Champions League en él, aunque sea por la estela que dejan quienes dirigen al club.

Personal de nivel para volver a la élite de Italia por ahora, tras un año difícil por la incertidumbre de los propietarios chinos, que cayeron de pie con buenos fichajes pero salieron con un aire turbio, cerrando el curso con deudas récord y con la participación en Europa League en grave riesgo. Ahora, esta gestión debe ir acompañada de un equipo que compita, y el Milan se ha movido más rápido y de forma más eficaz que cualquier club de Europa fichando a Lucas Paquetá, futbolista del Flamengo. Leonardo y la figura de Kaka’ han influido mucho en la decisión del jugador.

El Milan se ha movido más rápido y de forma más eficaz que cualquier club de Europa fichando a Lucas Paquetá, futbolista del Flamengo

El brasileño no es todavía una realidad. Es un proyecto de futuro que apunta muy buenas maneras y es posiblemente, a día de hoy, uno de los mejores jugadores de la liga brasileña. No obstante, llegar a Europa y a Italia, es otro decir. Dentro de su descomunal talento todavía se pierde en regates intrascendentes o jugadas en las que no suelta el balón cuando debe, con compañeros habilitados para ello. Para cambiar eso ya está Gattuso, claro, que deberá convertir a Paquetá en un verdadero jugador de élite a nivel táctico, mental y ayudarle en la aclimatación a la Serie A, aunque en Milanello no parece haber habido nunca problemas para tratar a futbolistas llegados desde Brasil.

Embed from Getty Images

Más allá del nivel del jugador, la lanza se rompe en el momento que varios clubes europeos punteros y con un músculo económico que puede comprar lo que sea, se mueven por él, y el Milan se adelanta en el momento justo, evitando subastas, antes de verano, por un precio que según medios italianos oscila entre los 30-35 millones. Una ganga para los tiempos que corren, viendo los precios de los últimos jugadores cariocas llegados a Europa. En la línea de los últimos fichajes, el club apuesta por la juventud, sin perder de vista las oportunidades de mercado en jugadores ya hechos y contrastados.

Para conocer un poco más a fondo a Lucas Paquetá hemos hablado con Jeremias Wernek, periodista brasileño de UOL Esporte, y esto es lo que nos ha contado:

»Lucas Paquetá, en el momento del fichaje con el Milan, es el gran jugador del Brasileirão. Aunque Flamengo no sea el gran equipo del torneo y tampoco el máximo candidato al título, el mediocentro mantiene un nivel impactante. Con técnica, buena visión de juego e intensidad puede hacer casi todas las funciones de creación de un equipo. El dato de WhoScored.com ayuda a comprender el ‘fenómeno Paquetá’. Es el jugador con mejor rating del Campeonato Brasileño (7.77 de nota media contra 7.53 de Renê, el segundo en esa tabla), y anotó el 22% dos goles de su equipo en la competición.

 

Lucas Paquetá es un futbolista que hace pases clave con naturalidad y total seguridad. Especialmente por el centro, buscando espacios vacíos para llegar a los delanteros. Anotó con remates desde fuera del área, más cerca del arco y también en jugada individual. En algunos momentos se deja llevar por su genialidad en pases cortos y coquetea demasiado. La diferencia, sin embargo, son todos sus atributos defensivos. Lucas hace (muy) bien tareas las defensivas. Cierra espacios, mantiene el balón y hasta intercepta o bloquea. Ese carácter cambió su imagen pública. Después que arrancar como un casi delantero, pasó a ser entendido como un mediocentro total.

 

Seguramente en Milán tendrá que adaptarse a un juego distinto, a sus particularidades y también a un equipo donde no será el principal o el segundo nombre mas importante. No obstante, su potencial se considera muy grande y Tite ya llamó a Lucas para el equipo principal de Brasil, y tiene el jugador en su carpeta para un proceso de renovación de la selección mirando al Mundial de Catar 2022».

El Milan demuestra visión de futuro con este movimiento e inteligencia a la hora de moverse, pero también cabeza en los precios, esa misma que pide Gattuso en todos los partidos y que se ha trasladado a los despachos. Y es que ahora, todo queda en casa.

Fuente: Getty Images / Douglas Magno.

 

Kaká y el fichaje de su vida

‘’Gafas, peinado con esmero, cara de buen chico, solo le faltaba la cartera con los libros y la merienda. Dios mío, habíamos contratado a un estudiante universitario (…) No parecía un futbolista brasileño, recordaba más bien a un testigo de Jehová en Cologno Monzese’’. Son las primeras impresiones que tuvo Carlo Ancelotti sobre Kaká, plasmadas en Preferisco la Coppa, un libro escrito por el propio Carletto y publicado en 2009. Años después, en Carlo Ancelotti. Mi Árbol de Navidad, rescataba dicho párrafo y lo acompañaba de otra confesión: ‘’Llegó sin que ninguno de nosotros conociese su verdadero potencial (…). Ricardo produjo el efecto de un tornado que sacudió y dio un vuelco al que, hasta entonces, había sido nuestro sistema de juego. Se apoderó del centro del campo’’.

Años después ganaría un Balón de Oro y llevaría al AC Milan a su séptima Champions League. Sin embargo, la historia de su fichaje por el club rossonero se remonta muchos años atrás.

En 2002 debutó con la absoluta de Brasil en un partido ante Bolivia. Meses después se coló entre los convocados que viajarían a Corea y Japón para el Mundial de 2002. Únicamente jugó 19 minutos en el último partido de fase de grupos, ante Costa Rica y con el resultado ya decidido. No hizo falta mucho más. Con 20 años era el futbolista más joven de la expedición brasileña y los ojeadores del Milan ya tenían numerosos informes de su buen desempeño en Brasil con el Sao Paulo, donde había debutado con apenas 18 años. ‘’Hay un anédocta sobre del debut de Kaká. Él no iba a ir con el grupo principal de São Paulo. Fue llamado solamente porque el entrenador del equipo sub-20 no aceptó liberar más jugadores. Entonces Kaká fue a entrenar con los grandes. Encantó al cuerpo técnico y saltó al césped en febrero de 2001, ante Botafogo’’, recuerda Jeremias Wernek, periodista brasileño de UOL Esporte.

Kaká debutó con la absoluta de Brasil en 2002, en un partido ante Bolivia. Meses después se coló entre los convocados que viajarían a Corea y Japón para el Mundial de 2002

‘’En el Milan había un jugador brasileño, Leonardo de Araujo, que dijo: ‘Atención chicos, este jugador (Kaká), este joven de Sao Paulo, este es un jugador sobre el que se puede construir algo’’, explica el periodista Andrea Massala. Él corroboró los informes que llegaban desde Brasil y animó a Berlusconi a iniciar unas negociaciones que no tardarían mucho en cerrarse. En 2002, Marco Aurélio Cunha era uno de los directivos encargados del área deportiva en Sao Paulo. Él fue pieza clave en las conversaciones que llevaron a Kaká a Milán. ‘’Únicamente recuerdo el interés del Milan, y el interés de él para fichar’’. Hay reportes que hablan de una oferta del Chelsea de doce millones de euros que no llegó a término. Él únicamente quería ir al Milan, y ahí Leonardo tenía parte de culpa.

Embed from Getty Images

‘’Leonardo convenció a la familia de Kaká para que dejasen marchar al chico a Italia’’, aclara Massala. El futbolista renunció a la parte que le correspondía de la transferencia (el 15%) por acelerar el proceso, también su agente. Sao Paulo pudo sacar lo máximo posible: 8,5 millones de euros. ‘’Yo fui el encargado de darle la noticia de que se había cerrado su fichaje por el Milan. Había acabado el entrenamiento con el Sao Paulo y el presidente me pidió que lo hiciera porque el Milan quería que llegara lo más pronto posible. Me acuerdo que siempre me había dicho que le gustaría mucho ir al Milan, y que en aquel momento lloró, cuando se lo dije. Yo le aconsejé mucho durante su etapa en Sao Paulo y al final, él me dio las zapatillas con las que acababa de entrenar y me dijo: ‘Estas son las últimas botas que he usado aquí, y es para ti’. Estas botas están hoy en mi estantería’’, recuerda Marco Aurélio Cunha.

Pocos meses después de su llegada, concretamente el 27 de octubre de 2003, el periodista español Enric González escribía en El País un texto que a posteriori sería recogido en el libro Historias del Calcio. Escribía sobre el ocaso de Rivaldo y el ascenso de un compatriota suyo, recién llegado de Brasil y compañero de selección. Sobre Kaká. ‘’Un chaval de 21 años, con una novia de 16, para el que todo ha sido fácil. Nació en una familia acomodada de Brasilia, tiene buenos huesos, ha sido la estrella haya donde ha jugado y ahora, ya internacional con Brasil, es la pequeña joya de San Siro. La plantilla rojinegra le adora. Sobre el campo se asocia con cualquier compañero y parece tan integrado como Maldini. Recién llegado y con sólo 21 años. ¿Qué pensará Rivaldo?’’.

Dos meses después, Rivaldo rescindía contrato con el club milanista. Kaká, sin embargo, firmaba catorce goles y cuatro asistencias en su primera temporada en San Siro, tras 45 partidos. Era el nuevo ídolo de la hinchada rossoneri.

*Este artículo es un capítulo extraído de ‘El Milan de Berlusconi: 1986-2017: Radiografía de un proyecto que cambió el fútbol’, un libro de Irati Prat. Puedes comprarlo en Amazon haciendo click aquí.

Fuente imagen principal: Agencias.