Gian Piero Gasperini tras el Atalanta-Liverpool: «Tenemos que reflexionar»

La Atalanta encajó en la noche del martes una de sus peores derrotas, por no decir la peor y la más dolorosa de los últimos años. Es cierto que el equipo de Gian Piero Gasperini perdió la temporada pasada 6-1 en el Ettihad Stadium, pero fue una derrota contra un rival superior y que ganó en el panorama táctico. La derrota ante el Liverpool por 0-5 fue totalmente distinta, los bergamascos no tuvieron ninguna opción, prácticamente no atacaron antes de recibir la goleada y Gasperini está preocupado.

El técnico de la Atalanta, Gian Piero Gasperini, mostró su preocupación en rueda de prensa mientras demostraba que estaba abatido: «Tenemos que reflexionar. Perdimos por goleada en Manchester la temporada pasada pero estábamos seguros de que podríamos cambiar algunas cosas y marcar una gran diferencia. Sin embargo, hoy había una gran brecha. Reflexionaremos sobre el enfoque».

El entrenador italiano aseguró que no fue un problema de tener miedo y respeto al Liverpool: «No teníamos miedo del Liverpool porque veníamos de dos buenos resultados, no había miedo. Iniciamos contra el Liverpool con la confianza que solemos tener, seguros de que podríamos crearles problemas y aguantar bajo presión». E invita a una profunda reflexión: «Desafortunadamente nos sacaron del partidos en términos de intensidad. También lo he visto antes, esta temporada en la Serie A. Creo que no tenemos la intensidad que teníamos en el pasado y tenemos que cambiar un poco nuestro estilo para compensar eso».

Toca tiempo de reflexión en la Atalanta de Bérgamo, pero no tienen mucho tiempo porque juegan contra el Inter este próximo fin de semana. Ese tiempo que necesita Gasperini para cambiar al equipo llegará tras el parón de selecciones.

La Atalanta pone sus ojos en Jean-Clair Todibo y Caldara

La Atalanta lleva varias temporadas viviendo en un sueño, un sueño que merece por el trabajo que ha hecho y que hace año a año. Ya clasificados para los octavos de final de la Champions, en octavos de final de la Coppa Italia pasando directos y sumidos en la pelea por entrar en puestos de Champions en su propia liga, desde Bérgamo miran al mercado para reforzar posiciones y ampliar el fondo de armario para la segunda parte de la temporada.

Las posiciones que tienen marcadas en rojo en la directiva bergamasca son la defensa, un perfil parecido a Marten De Roon y un sustituto de Ilicic, quien entre lesiones y alguna sanción no está teniendo regularidad. Y no solo eso, sino quedar pendientes del apartado de salidas, por ejemplo la de Roger Ibáñez, que parece clara, Kjaer podría acabar saliendo al no adaptarse, Guilherme Arana tiene equipos interesados en él como Spartak de Moscú, Celta o Fiorentina, o Musa Barrow, quien gusta al Hellas según La Gazzetta.

Y como objetivos para fichar piensan para la defensa en dos nombres: Jean-Clair Todibo y Caldara. El primero, central del FC Barcelona, viene de gustar mucho en su salida de balón contra el Inter, sí que es cierto que en el cuerpo a cuerpo con Lukaku y Lautaro perdió duelos, pero con Gasperini podría ser un central exterior y sacar el balón jugado como le gusta, haciendo la labor de Toloi. Y el segundo, conoce la casa, está volviendo de lesión y en Milán todavía no ha disfrutado de minutos, aparte de que su lugar parece escrito para Musacchio y Romagnoli, pero con la lesión de larga duración de Leo Duarte podría no permitirle salir al ser el único tercer central que queda en la plantilla, por lo tanto, se antojan difíciles ambos objetivos.

Spinazzola, un lateral para todo

Leonardo Spinazzola (25/03/1993) vive una temporada dorada después de unos meses de mucha incertidumbre. Su lesión de rodilla a finales de la campaña pasada y su vuelta a la Juventus, donde el tiempo es oro y no hay segundas oportunidades, hicieron sobrevolar sombras negras sobre la carrera de uno de los laterales más interesantes, por perfil, de Italia.

En febrero se rumoreó una cesión que finalmente Allegri frenó al no encontrar remplazos de nivel. La decisión no pudo ser más acertada, ya que el nivel de forma que ha mostrado el italiano ha ido creciendo a pasos agigantados, hasta llegar a ser titular en uno de los partidos más duros y comprometidos del cuadro transalpino: esos octavos de finales de Champions entre Juventus y Atlético de Madrid. No solo cumplió, si no que fue clave y compitió a la perfección.

Embed from Getty Images
Spinazzola sonríe en cada jugada que ejecuta y se ha adaptado a las particularidades de cada entrenador que ha tenido, ya sea como carrilero o lateral, pero en especial tiene mucho que agradecerle a uno de ellos: Gasperini. En la Atalanta empezó a destacar como un carrilero muy técnico que bien podría jugar como interior. Se asocia bien en espacios reducidos, lee el juego de maravilla a la hora de romper o apoyar al centro del campo, ocupa zonas interiores, buen dribling,  llega a línea de fondo y siempre está bien colocado.

Por características, es único en Italia en la posición de lateral. Su rendimiento y el de su equipo, valieron una clasificación a Europa. Sin embargo su perfil de jugador viene muy condicionado por haber ocupado tanto la posición de extremo y de medio centro en su dilatada carrera, pese a su corta edad. 78 partidos en Serie B, repartidos entre Perugia, Siena, Vicenza, Virtus Lanciano y Empoli, han valido para que cada oportunidad que el joven Leonardo tuviera, fuese en la posición que fuese, sirviera de aprendizaje.

No obstante, en la Juventus ya como lateral, juega mucho más abierto, eso sí, siempre bien respaldado y cubierto por un interior (Matuidi) para que pueda desarrollar su juego. 1vs1 en banda y búsqueda de la profundidad o un centro. Estos registros le han valido para que la novedosa Italia de Mancini le dé una oportunidad.

Embed from Getty Images
Spinazzola es un jugador muy distinto a Criscito o Biraghi. El primero es más conversador y defensivo, el segundo un pulmón que llega a línea de fondo y estira al equipo. Spinazzola es un lateral para diferentes contextos y eso es lo que le hace tan válido.

Spinazzola es un jugador muy distinto a Criscito o Biraghi

Su manejo de los registros técnicos y tácticos le han ofrecido a Italia un hombre que desde la banda tiene la lectura para poder contextualizar en situaciones parecidas a las de la Juventus, un interior, en este caso Verratti, que cubre sus incursiones ofensivas, sin perder su vocación a dar apoyos a tres-cuartos de campo. Este híbrido en banda izquierda le permite a Italia ensanchar al equipo y buscar línea de fondo con un lateral muy técnico, o bien juntarse por dentro. Por ahora, la prueba ante Liechtenstein fue un éxito, el juventino ofreció un recital de recursos que de cara a siguientes test, Mancini deberá tener muy en cuenta. Hacía 26 años que Italia no marcaba seis goles, y pese a que rival fuese de poco nombre, las expectativas están por las nubes.

Fuente imagen principal: Getty Images.

 

Duvan Zapata, un toro en Bérgamo

El momento del colombiano Duvan Zapata es muy dulce. Sus cinco goles en los últimos tres partidos avalan el rendimiento del delantero, que se ha vuelto intocable para Gasperini, colocándose por delante de uno de los descubrimientos de la inagotable cantera bergamasca, Musa Barrow.

Duvan Zapata se ha convertido en intocable para Gasperini

El colombiano suma y sigue en Serie A. Tras sus pasos por el Napoli, Udinese y Sampdoria, Gasperini ha encontrado un delantero híbrido entre lo que siempre ha buscado: un atacante que baje balones, lo aguante, fije a los centrales y, además, marque goles. Y, aunque posiblemente Zapata nunca tendrá el gol de Falcao, su compatriota, ya que sus números puede que sean una racha pasajera, ha conseguido que la huella que deja en su equipo en estos momentos no le mueva de un once titular desde el pasado 4 de noviembre.

Si echamos la mirada atrás, recordamos que su llegada a Nápoles fue difícil. Llegó recomendado por Mauricio Pellegrino para ser el sustituto de Higuaín. Rafa Benítez hizo caso a su ex pupilo, pese a que en la cabeza del técnico español estaba la idea de fichar a Jackson Martínez, posiblemente con más y mejor cartel. Su suplencia en la ciudad partenopea, con un Higuaín estelar, propició su marcha a Udine en forma de cesión, pero su explosión verdadera llegaría en la Sampdoria, en un juego que aprovechaba muy bien sus cualidades, y es que goles a parte, pocos jugadores en Italia tienen la potencia de arrancada para atacar espacios y la habilidad de aguantar la pelota de Zapata.

Embed from Getty Images

Los goles están llegando fruto de su olfato de gol y agresividad atacando a los espacios, que le hacen muy difícil de detectar. Y es que a sus 27 años, en plena madurez futbolística y mental, el colombiano parece entender mejor el juego. Gasperini lo mantiene como referente ofensivo, y es a día de hoy, con seis dianas, el máximo goleador del equipo. Algo insólito para él, que siempre ha sido utilizado más como un recurso al lado de un ‘9’ que ha eclipsado sus prestaciones a base de números, cómo le ocurrió en Udine con Théréau y en la Sampdoria con Quagliarella.

A sus 27 años, en plena madurez futbolística y mental, el colombiano parece entender mejor el juego

La temporada es larga, pero si la cabeza acompaña su potencia física, Zapata puede consolidar esta campaña como la de su liberación en términos goleadores, y no solo quedarse en un recurso en el cual Papu y compañía pueden apoyarse en busca de ganar tiempo en los contragolpes.

Fuente imagen principal: Getty images.

 

Hateboer, el todoterreno de Gasperini

Atalanta se ve obligada a recomponerse año a año tras las grandes oportunidades de ventas que ofrece el mercado, y una de ellas, no hay duda que se presentó ante la venta de Andrea Conti al Milan por 25 millones de euros. El lateral, junto a Gagliardini y Caldara, fue una de las tres joyas que emanó de insaciable cantera bergamasca durante la temporada 2016/2017 y que, además, al igual que sus otros dos compañeros, fue traspasado, a excepción de Caldara, que permaneció cedido una temporada más en Bérgamo por la Juventus.

Ante las ventas, Gasperini tuvo que reinventarse en piezas, pero no excesivamente en idea de juego. No obstante, encontrar un carrilero como Andrea Conti parecía muy complicado. Un jugador que te aporte tanto en la construcción y salida de balón desde atrás como en los últimos metros finales, con la misma eficacia, es muy difícil de encontrar.

Encontrar un carrilero como Andrea Conti parecía muy complicado

Hans Hateboer (Beerta, Países Bajos, 1994) fue la apuesta del club. El lateral holandés llegaba como gran incógnita a suplir una de las posiciones que más vacío provocaban, y no hay duda que con otras características ha logrado estar a la altura, convirtiéndose en uno de los mejores carrileros de la Serie A.

Embed from Getty Images

Sus características son distintas a las del italiano. Es menos fino con balón, ya no a nivel estético, si no técnico, pero compensa estas limitaciones con una zancada de lo más valiosa para sortear rivales gracias a su 1,87m de atura y una velocidad que le permite ganar a su equipo mucho metros de campo hacía adelante. Si Conti era un jugador más pausado en muchos momentos, con constantes asociaciones y movimientos interiores, Hateboer es todo lo contrario. Tiene pausa en ¾ si se ve acorralado, pero su fuerte está en pegarse a la cal y explotar su físico, aunque peque en algunos momentos en tirarse a la boca del lobo, en clara inferioridad.

Si Conti era un jugador más pausado en muchos momentos, con constantes asociaciones y movimientos interiores, Hateboer es todo lo contrario

En cuanto a números, hemos tenido que esperar que pase una temporada para verle celebrar un gol. La campaña pasada no logró anotar en los 43 partidos que disputó sumando todas las competiciones, sin embargo esta ya suma tres en 13 encuentros, y dos asistencias –una menos que en toda la campaña pasada-, destapándose como un buen llegador atacando los palos.

Embed from Getty Images

Su físico es de lo más valioso para una Atalanta que ve en él un motor que sube y baja la banda, desfondándose hasta línea de fondo, propia o rival. Y esto es precisamente lo que le da rendimiento al equipo a nivel ofensivo, y es que pese a que sus números digan lo contrario, en fase de creación es realmente importante por los metros que avanza por su carril derecho, con y sin balón, y la presión y sacrificio que ofrece cada vez que el bloque presiona la salida de balón rival.

Sin hacer demasiado ruido, el holandés se ha convertido en pieza clave para Gasperini por la regularidad y equilibrio que genera en su banda

Sin hacer demasiado ruido, el holandés se ha convertido en pieza clave para Gasperini por la regularidad y equilibrio que genera en su banda, también a nivel defensivo, y es que pese a que su posición requiera de constantes coberturas, su físico e intensidad con la que comprende el juego compensan sus pérdidas de posición a la hora de permutar con quien le guarda la posición en sus constantes expediciones por el carril derecho, llegando a los repliegues con solvencia. En definitiva, un carrilero a tener muy en cuenta. Apunten el nombre de Hans Hateboer.

Fuente imagen principal: Getty Images.