Previa Champions League I Napoli vs Liverpool

Napoli y Liverpool volverán a verse las caras en la fase de grupos de la Champions League. Ya lo hicieron el curso pasado, con resultado fatídico para los napolitanos y con los ingleses acabando como campeones de Europa. Ahora, en un grupo teóricamente más sencillo, con RB Salzburg y Genk como otros acompañantes, se enfrentan en el San Paolo en el partido inaugural de la temporada europea para ambos equipos.

El Napoli de Ancelotti, que viene de ganar cómodamente 2-0 a la Sampdoria en Serie A, se presenta con todo de cara al partido con el Liverpool, y con Arkadiusz Milik como única baja para este partido. De este modo, Carletto podría cambiar su esquema y plantear un 4-4-2, un esquema más equilibrado que ya vimos la temporada pasada en Champions. De este modo, debutaría Llorente como titular, acompañando a Lozano en la punta, y dejando en la banca a un Dries Mertens que está de dulce.

En el Liverpool, que llega como líder en solitario de la Premier League, se espera que la baja de Alisson sea la única, siendo el resto el once de gala de Jürgen Klopp.

ALINEACIONES PROBABLES

Napoli: Meret – Di Lorenzo, Manolas, Koulibaly, Ghoulam – Callejón, Allan, Fabián Ruiz, Insigne – Llorente, Lozano

Liverpool: Adrián – Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson – Wijnaldum, Henderson, Fabinho – Salah, Mané, Firmino

La Fiorentina y un triunfo de bandera en Anfield

La semana pasada, Italia vivió una jornada triste en la UEFA Champions League. Napoli e Inter de Milan cayeron en la fase de grupos después de haber tenido opciones, hasta el último suspiro, para pasar a octavos de final. Más el equipo de Spalleti que el de Ancelotti, que estaba inmerso en el grupo de la muerte junto a PSG y Liverpool. De esta manera, Juventus de Turín y AS Roma son los únicos conjuntos de la Serie A que navegarán por las rondas eliminatorias en representación del país transalpino, pero sin unos acompañantes que hubieran fortalecido a Italia en la máxima competición de clubes a nivel europeo.

Nueve años han pasado desde que un equipo procedente de la Serie A no sale victorioso del mítico Anfield en Champions League

El partido más agónico se vivió en Anfield, donde Liverpool y Napoli se la jugaban a cara o cruz para prolongar su estancia en la Champions League. A los italianos les valía el empate. A los de Klopp, solo la victoria. Y finalmente, los ingleses se hicieron con un triunfo que ratificó tanto que es un equipo a temer este curso y que, para las squadras italianas, el estadio de los reds es un feudo maldito en la Champions. Nueve años han pasado desde que un equipo procedente de la Serie A no sale victorioso del mítico estadio inglés en partido de Champions League. Fue en la temporada 2009-2010, y esa noche siempre será recordada por la manera heroica en la que se conquistó Anfield.

Embed from Getty Images

Corría el 9 de diciembre de 2009 cuando la ACF Fiorentina llegaba al campo del Liverpool como flamante líder del Grupo E de aquella Champions League. Una liguilla en la que el conjunto entrenado por Cesare Prandelli mostró una clara superioridad ante el resto de equipos. En cambio, los de Rafa Benítez tenían la difícil contienda de vencer a los viola y, además, estar pendientes de todo lo que sucediera en el Olympique de Lyon – Debreceni VSC. Los franceses tenían que perder para que un triunfo de los ingleses sirviera para acceder a octavos de final, pero era casi impredecible debido a que los húngaros no habían conseguido vencer ningún partido del grupo y su nivel, a lo largo de la competición, no estuvo a la altura. Por lo que el contexto no favorecía a los intereses del Liverpool.

Corría el 9 de diciembre de 2009 cuando la ACF Fiorentina llegaba al campo del Liverpool como flamante líder del Grupo E de aquella Champions League

Arrancó el partido y los visitantes fueron más incisivos en ataque con jugadas proyectadas por las bandas mientras Jorgensen era quien llevaba la manija del juego colectivo de la Fiorentina. Sin embargo, los locales fueron los primeros en golpear, a pocos minutos del final, gracias a un testarazo preciso de Benayoun tras un saque de falta botado por Steven Gerrard. Todo parecía desarrollarse en contra de los italianos, pero la figura de Gilardino se agigantó con el paso de los minutos siendo trascendental en el devenir del encuentro.

Embed from Getty Images

Primero, después de cederle un balón a Jorgensen que el danés acabó fulminando a la red en el 63’. E instantes más tarde, cuando el partido agonizaba y el empate comenzaba a ser una realidad, rematando en boca de gol un pase preciso de Juan Manuel Vargas para darle la victoria a su equipo después de buscarla con ahínco en el tramo final. Un triunfo trepidante y apoteósico que dejó a la Fiorentina como uno de los mejores equipos de la Champions después de conquistar la casa del cinco veces campeón de Europa.

Desde entonces, y sin contar al Napoli de Ancelotti, la Roma ha sido el único equipo que ha jugado en el estadio del Liverpool desde aquella hazaña

Desde entonces, y sin contar a los de Carlo Ancelotti, la Roma ha sido el único equipo que ha jugado en el estadio del Liverpool desde aquella hazaña. Fue la temporada pasada, en semifinales, y el resultado fue un 5-2 que no supieron voltear los de Di Francesco en el choque de vuelta. Las irregulares temporadas del conjunto situado en el noroeste de Inglaterra han hecho que el destino no haya permitido más cruces contra equipos italianos en la Champions. Sí en Europa League, donde Napoli perdió por 3-1 y Udinese venció 2-3 en un partido frenético.

Fuente imagen principal: Getty Images.

 

El Liverpool 1-0 Napoli en cinco detalles

Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold (Lovren 90′), Matip, Van Dijk, Robertson; Henderson, Wijnaldum, Milner (Fabinho 85′);Salah, Firmino (Keita 79′), Mané.

NapoliOspina; Maksimovic, Albiol, Koulibaly, Mario Rui (Ghoulam 70′); Callejón, Allan, Hamsik, Fabián (Zielinski 62′); Mertens (67′), Insigne.

Goles: 1-0 (Salah 34′).

  • UNA MAJESTUOSA NOCHE DE CHAMPIONS | Sonrío el Liverpool, lloró el Napoli; pero lo cierto es que ambos nos brindaron un partido que, aún siendo de fase de grupos, recuerda por qué la Copa de Europa es una competición tan mágica y especial. Por fútbol, por ambiente, por actuaciones individuales memorables (Salah, Koulibaly, Van Dijk…) y por un final no apto para cardiacos que tuvo la parada Alisson a Milik como momento cumbre…. Todo un homenaje a la competición.
  • LA PRESIÓN RED, SALAH Y UN LIVERPOOL QUE FUE SUPERIOR | La presión alta y Salah fueron las dos grandes claves sobre las que los Reds cimentaron su dominio. La primera desarmó a un Napoli muy incómodo y rígido en la salida de balón, que no logró ni aguantar la posesión y combinar pases con los que juntarse y progresar, ni directamente transitar a la portería de Alisson. Al cuadro partenopeo no le duraba el esférico, y las pérdidas de Hamsik (muy superado por los acontecimientos) eran el fiel reflejo de todo el equipo. Ante esa tesitura, el Liverpool se adueñó del encuentro. Sin llegar de cargar de trabajo a Ospina hasta que el partido se abrió (en ese contexto repleto de ocasiones locales estuvo monumental el portero colombiano), el juego de los de Klopp fue fluido, y en él sobresalió una figura que consagró su estatus. Mohamed Salah combinó inspiración y grandeza: adelantó a los suyos y los puso en continua disposición de -especialmente en la segunda mitad- aumentar su renta. En resumidas cuentas, fue una máquina de producir e intimidar. Su titánico duelo con Koulibaly fue una de las grandes joyas que nos deparó el choque. Si bien el senegalés estuvo a la altura del reto, cada vez que el egipcio encontró a Mario Rui lo destrozó sin piedad. El portugués puso de manifiesto que, en citas de este calibre, su falta de inteligencia y talento defensivo pesan más que todo lo bueno que pueda aportar, siendo protagonista negativo en el único tanto -difícil de creer que no llegasen más a lo largo de los 90 minutos- del envite, en el que Ospina tampoco estuvo afortunado, algo que en absoluto desmerece la acción de Salah. Ganó el que fue mejor.

Embed from Getty Images

  • KOULIBALY VS SALAH, DUELO DE GIGANTES | La gran historia del partido. Una batalla que deja a ambos en un situados en un escalafón de privilegio en el fútbol europeo, sino lo estaban ya. El central senegalés respondió a casi todas los desafíos (y no fueron pocos) que el egipcio le planteaba, cerrando así una fase de grupos monumental de principio a fin. Pero el extremo ex de la Roma se las apañó para dañar aún con la presencia de Kalidou enfrente. Un desafío constante entre dos futbolistas superlativos.
  • VAN DIJK NO SE QUEDÓ ATRÁS | A campo abierto, en el juego directo… El central holandés fue una roca en todas las facetas habidas y por haber. Secó por completo a un errático Mertens, mientras que Insigne, algo más lúcido, creó más peligro cuando se escoró a banda izquierda y se alejó de él. El partido dejó, entre otras muchas cosas, la certeza de que Van Dijk y Koulibaly son dos de los centrales del momento, tanto por condiciones como por estado de forma.
  • LA DIRECCIÓN DE CAMPO DE ANCELOTTI | El primer cambio de Carletto fue difícil de entender… Y compartir. La entrada de Zielinski parecía un movimiento lógico, pero el partido de Hamsik hacía presagiar que sería el eslovaco el sustituido, pasando Fabián a ocupar su sitio para aje polaco y español coexistiesen en el terreno de juego. Sin embargo, Carlo apostó por sustituir al de Los Palacios, que estaba siendo con diferencia el jugador que más sentido otorgaba a las posesiones del Napoli. Un borrón importante en la notable dirección de campo que lleva ejerciendo desde que inició la temporada. Con todo, su equipo tuvo sus momentos y oportunidades para acceder a octavos: la ocasión de Callejón, la parada de Alisson a Milik… Como también el Liverpool pudo firmar un marcador más abultado.

Fuente imagen principal: Getty Images Sport.

 

Previa Champions League | Liverpool vs Napoli

Llegó el momento, el del todo o nada. Eso se juegan mañana (21:00h) Liverpool y Napoli, ser o no ser, continuar o no en la Copa de Europa. Y para un partido de semejante enjundia, pocos escenarios mejores que uno de los mejores templos del fútbol mundial. Anfield se vestirá de gala para el que promete ser el mejor encuentro de la última jornada de la fase de grupos de la Champions League.

Las cuentas para el Napoli son claras. Pasará a octavos de final si:

  • Gana o empata contra el Liverpool (en ese caso pasan Napoli y PSG).
  • El PSG pierde en Belgrado con el Estrella Roja (pasa el Napoli y el billete entre PSG y Liverpool dependería del resultado de Anfield).
  • El PSG vence en Belgrado y el Napoli pierde en Anfield por un gol de diferencia habiendo marcado (pasan Napoli y PSG).
  • El PSG empata y el Napoli pierde por un gol de diferencia marcando al menos tres goles (pasan Napoli y Liverpool).

También lo son para el Liverpool, al que solo le vale vencer 1-0 o por dos o más goles de diferencia en caso de que el PSG gane. De no sacar un triunfo el conjunto parisino, cualquier victoria hará que los Reds sean uno de los 16 mejores equipos de Europa.

Embed from Getty Images

No llega a la cita el equipo de Jürgen Klopp con el brío que demostró en los primeros compases del curso, pero lo cierto es que su regularidad a nivel de resultados le ha permitido firmar el mejor arranque liguero de la historia del club y auparse al liderato de la Premier League justo antes de jugarse su continuidad en Champions. Sin embargo, contar por derrotas sus tres compromisos fuera de casa en la máxima competición continental pone en manifiesto que su nivel de fútbol ha bajado con respecto a los dos primeros meses de la temporada. No por ello el partido entraña menos dificultad para un Napoli que sabe del reto que van a suponer en contexto de final 90 minutos en Anfield. El equipo de Carlo Ancelotti aterriza en tierras británicas inmerso en su sólida y regular línea de rendimiento que ha ido trazando desde tiempo, línea que incluso se ha acentuado compitiendo en Champions, donde ha demostrado un nivel que le ha permitido llegar a la última jornada como líder y dependiendo de sí mismo.

El equipo de Carlo Ancelotti aterriza en tierras británicas inmerso en su sólida y regular línea de rendimiento que ha ido trazando desde tiempo

A buen seguro se espera un encuentro diferente al de la ida, siendo imposible que los Reds repitan la falta de agresividad sin balón que se les vio en San Paolo. Klopp no podrá contar con Joe Gómez, un fijo en su defensa a lo largo de la campaña. Por su parte, Ancelotti ha citado a 22 jugadores, entre los que solamente se encuentran ausentes Amin Younes -que debutó este pasado fin de semana- y los lesionados Simone Verdi y Vlad Chiriches.

El subcampeón de Europa en una situación crítica, pero arropado por su afición ante la prueba definitiva para el Napoli de Carlo Ancelotti. Alicientes no faltan para un choque que tendrá en Diciembre la tensión habitual de eliminatorias de febrero/marzo. Todo se decide en Anfield, y no es recomendable perdérselo.

ALINEACIONES PROBABLES

Fuente imagen principal: Francesco Pecoraro / Getty Images Sport.

 

El Napoli 1-0 Liverpool en cinco detalles

Napoli: Ospina; Maksimovic, Albiol, Koulibaly; Callejón, Allan, Hamsik (Zielinski 81′); Insigne, Fabián (Verdi 68′); Milik (Mertens 68´).

Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Gomez, Van Dijk, Robertson; Wijnaldum, Milner (Fabinho 76´), Keita (Henderson 19´); Salah, Firmino, Mané (Sturridge 89′).

Goles: Insigne 1-0 (90′).

  • PARTIDO DE EQUIPO GRANDE Y VICTORIA A LO GRANDE | Necesitaba los tres puntos el Napoli y, aunque al límite, llegaron. El gol al filo del tiempo reglamentario de Lorenzo Insigne aúpa a los partenopeos a la primera plaza del grupo después de ser muy superior ante un desdibujado Liverpool. De principio a fin, controló y dominó sin padecer daño alguno. Con o sin el gol de Insigne, el partido napolitano fue de altura, como demandaba la ocasión. Y por suerte tuvo premio.
  • LAS MODIFICACIONES DE ANCELOTTI | Sorprendió la ausencia de un lateral derecho y la presencia de Maksimovic en la alineación inicial. La entrada del central serbio (recuperado para la causa por Carletto) hacía presagiar cambios y éstos se dieron. El entrenador emiliano saltó con un sistema de tres centrales (Maksimovic, Albiol y Koulibaly) y dos carrileros (Callejón y Mario Rui) en fase de posesión, con Allan y Hamsik en el doble pivote, Fabián un escalón más adelantado e Insigne cerca de Milik. Sin pelota, Ancelotti dispuso el 4-4-2 que viene siendo habitual desde hace unas semanas. Con balón, alzó el bloque pero la instrucción de minimizar riesgos para evitar pérdidas y transiciones del Liverpool fue clara. Esto le dio control, que se trasladó en peligro cuando dio entrada a Mertens por Milik mediado el segundo tiempo. Como su equipo, Ancelotti tuvo una gran noche.
  • LA FALTA DE AGRESIVIDAD DEL LIVERPOOL | La pasividad del conjunto Red sin el esférico fue una de las claves del partido. No presionó como un equipo de Klopp acostumbra y eso dio aire a su rival (especialmente a Marek Hamsik). Sin robar en zonas propicias para desplegarse, el Liverpool nunca facilitó a Firmino el poder lanzar a Salah y Mané. No sufrió en exceso hasta pasado el minuto 70, pero el cómo afrontó el duelo le hizo perder el control del mismo desde el principio. Como demandaba el guión, acabó cayendo frente a un rival que fue mejor. Los ingleses firmaron en San Paolo un choque de lo más decepcionante.
  • KOULIBALY CONTRA SALAH | Imperial partido del central senegalés, que fue el principal argumento para validar el plan de partido. Cada insinuación de peligro rival fue solventada por un hombre que, a ojos de quien escribe, fue el mejor jugador sobre el verde pese a los esfuerzos de Allan en disputar dicha condición. Su duelo con Salah era una de las claves, y no concedió al egipcio ninguna opción de superarle. Si Salah y el Liverpool fueron insignificantes en ataque, es en gran medida por Kalidou Koulibaly y su consagratoria -a nivel Champions- actuación.
  • LA ENTRADA DE MERTENS | Sin el belga en el campo el Napoli era más, pero su concurso terminó de dar al cuadro azzurro el impulso necesario para hacer sufrir de verdad a su rival. El cambio de ritmo que proporcionó Mertens al ataque fue decisivo, como a la postre demostraría el remate que envió al larguero rematando un envío de Mario Rui y su participación en el único gol del partido. El ingreso de Dries llegó justo a tiempo para subir de marcha. Y sobre el pitido final el Napoli consiguió el que, hasta ahora, es la victoria de mayor calibre de la era Ancelotti.

Fuente imagen principal: Francesco Pecoraro / Getty Images Sport.