No deja de sorprendernos. Zlatan Ibrahimovic tomó una ruta inesperada hacia su ‘trabajo’ de esta semana como presentador en el Festival de Música de San Remo, tomando un viaje de 60 kilómetros en la parte trasera de la motocicleta de un aficionado del Milan.

El sueco entrenó con sus compañeros de equipo por la mañana y luego tenía la intención de conducir hasta San Remo por la tarde. Sin embargo, hubo un accidente de tráfico que paralizó las carreteras, según explicó Ibra cuando finalmente llegó.

«Hubo un accidente, y el atasco… Después de 3 horas sentados y parados, le dije al conductor del coche que tenía que salir. Detuve a un motociclista que pasaba y le pregunté si podía llevarme a San Remo. Afortunadamente, era milanista. Me llevó 60 kilómetros», explica el delantero rossonero.

El propio motorista habló de ello al ser preguntado por la ‘RAI’: «Sucedió que ayer había un tráfico impresionante y por la tarde decidí salir en mi moto. Regresaba a casa de Borgio Verezzi y, detenido en el tráfico, veo esta furgoneta negra con dos personas a bordo, y veo que uno se parecía a Ibrahimovic. Pensé: “¡Pero este es Ibra…!”. El conductor baja la ventanilla y dice: «Ibra pregunta si lo llevas a San Remo». «Sí, por supuesto que te llevaré, no hay problema», contesté. Tenía un casco debajo de la silla, llamé a mi esposa y le dije: “Me llevo a Ibra a San Remo”, y no me creyó. También soy fan del Milan. Ibra quería llevar la motod, pero le dije “No, no, Ibra, yo conduzco”».